27/09/2018 a las 04:09:32 PM | Regresar

Exclusiva con Ronald Acuña Jr.: Quiero jugar un mes en Venezuela

Exclusiva con Ronald Acuña Jr.: Quiero jugar un mes en Venezuela



En 2017 fue el mejor  jugador de las Ligas Menores. Solo pasó un año para que el venezolano Ronald Acuña Jr. pasara de ser  un superprospecto, el novato número uno según ‘Baseball America’, a una de las figuras del momento en las Grandes Ligas



El Abusador saltó a la gran carpa con el uniforme de los Bravos de Atlanta, tras subir desde Triple A al equipo grande a finales de abril. El 25 de ese mes debutó en victoria 5-4 sobre los Rojos de Cincinnati y pegó su primer hit.



Un día después, el varguense demostró su talento y pronosticó la zafra que ha tenido: ante los de Ohio (victoria 7-4), conectó  su primer cuadrangular en las Mayores. Se fue de 4-3 con vuelacerca, sencillo y doble, y empezó a vivir su sueño, hecho realidad.



Tuvo un parón de un mes, cuando se lesionó su rodilla izquierda el 27 de mayo mientras corría hacia  primera  en un duelo ante Medias Rojas. Fue incluido en la lista de incapacitados por 10 días, pero tardó un mes en regresar.



El 29 de julio volvió a la acción para disputar una serie de tres duelos contra los Cardenales de San Luis, y el 30, en el segundo choque, se fue para la calle y recuperó la sonrisa que lo caracteriza.



Además de la lesión, al joven le tocó vivir otro momento gris.El 15 de agosto, en plena racha de batazos como primero en el lineup, el pitcher dominicano José Ureña de los Marlins de Miami, en su primer lanzamiento, le tiró una recta de 97 millas al venezolano, directo a su codo izquierdo, un hecho que generó polémica en el gremio del béisbol.



Desde entonces, el oriundo de La Sabana, localidad del municipio Vargas, ha dejado cifras de una estrella en ascenso, que más que un rol de novato ha asumido el papel de uno de los mejores primeros bates de las Mayores.



Acuña lleva 26 jonrones en la campaña, ocho de ellos en el primer turno del juego, récord de la franquicia de Atlanta, superando la marca de Marquis Grissom de 1996. Al ex grandeliga también lo superó como el primero en el orden con más cuadrangulares en un año como pelotero de los Bravos.



El average del outfielder es  de .289, con 119 hits, 60 remolcadas y 77 anotadas, números que deberá reflejar en la postemporada, a la que clasificó su club al ganar el banderín de la División Este de la  Liga Nacional.



El Abusador es el pelotero más joven  en la historia del béisbol que batea cuadrangular en cinco juegos consecutivos. Es el   venezolano con más bambinazos  antes de cumplir 21 años.



El guardabosques lideró la encuesta de MLB.com sobre el Novato del Año en la  Nacional, por encima del dominicano Juan Soto, de los Nacionales.



Pero el jardinero no solamente está en carrera por el premio para los debutantes en el big show. Desde que destacó en agosto con 11 vuelacercas, su nombre ha sido relacionado con el Jugador Más Valioso del viejo circuito.



Anthony Castrovince, reportero de MLB Network, discutió con un lector sobre las posibilidades de Acuña para el MVP: “Bueno, quizás no sea tan loco pensar eso. La lucha por este premio en la Nacional está completamente abierta este año y Acuña está encendido”.



El superprospecto conversó vía telefónica desde Estados Unidos con PANORAMA. Habló sobre su momento en las Grandes Ligas, la clasificación de los Bravos, el pelotazo que recibió, sus posibilidades para ganar el Novato del Año, su contrato, que expira a finales de 2024, sus aspiraciones, y uno de sus deseos más grandes: que su familia lo vea debutar este 2018 en la Liga Venezolana de Béisbol Profesional.



—Los Bravos son campeones de la División Este de la Liga Nacional. ¿Cómo vive este momento en su primer año en el mejor béisbol del mundo?



—Fue un momento inolvidable para mí porque es mi primera temporada en las Grandes Ligas. Ya pasamos a los playoffs, esperemos que lleguemos hasta la Serie Mundial.






 —¿Cómo se siente al saber que en su primera temporada en las Mayores jugará en postemporada?



—Me siento muy bien. De verdad que trabajamos muy duro desde que empezamos a entrenar durante el Spring Training. Ahora estamos esperando que comiencen los playoffs para ver qué sucede.






 —¿Cómo está su salud? Recordando aquel pelotazo en el codo y la lesión en la rodilla izquierda…



—Yo me recuperé muy bien de la rodilla. Sobre el pelotazo, no me enfoqué en eso. No me enfoco en las personas que me tiran, yo me enfoco  en mi equipo y en tratar de ganar los juegos.






Ronald Acuña en el suelo, cuando se lesionó su rodilla izquierda.






 —Su nombre está inscrito entre los candidatos a Novato del Año. ¿Le quita el sueño ser Novato del Año?



—La verdad no. Yo sigo enfocado en el equipo, eso es lo que está en mi mente ahora. Tratar de ganar en la postemporada y avanzar a la Serie Mundial.






 —Incluso, algunos se atreven a meterlo en la carrera por el MVP...



—Sería un logro, gracias a Dios. Tengo la oportunidad de ganarlo, así como yo están otros compañeros. No estoy enfocado en eso ahorita, estoy enfocado en ganar en los playoffs y pasar a la World Series. Eso es bastante interesante, tener la oportunidad de estar ahí, con tantas superestrellas. Esperemos que se dé al final de la jornada.






 —Tu aporte a la ofensiva y defensiva es cada vez más importante en los Bravos. ¿Siente presión por eso tomando en cuenta el momento de la franquicia?



—Nunca en mi vida he tenido ningún tipo de presión. Yo salgo al terreno a divertirme y hacer que el equipo gane, eso es todo.






 —A comienzos de año rechazó una extensión de contrato. Sabemos que aún falta tiempo para que finalice la temporada, pero, ¿entre sus planes  está reunirse con la gerencia de Atlanta y negociar una extensión cuando finalice la campaña, quizás antes del Spring Training 2019?



—Yo no estoy apurado en tener un contrato... no tengo ni un año en Grandes Ligas. Yo voy a ver cómo las cosas van fluyendo en los años que vendrán y esperemos a ver qué pasa.






 —¿Qué significa para usted vestir el uniforme de los Bravos?



—Una oportunidad. Ellos me firmaron cuando tenía 16 años. Fueron los únicos que confiaron en mí. Le doy  gracias a Dios y  doy las gracias a  Atlanta por creer en mí y en mi talento.






 —¿Cómo es su relación con el mánager Brian Snitker?



—Nos la llevamos muy bien. Él (Brian Snitker) tiene la firmeza de confiar en mí, en mi talento, en lo que puedo hacer en el terreno de juego. Desde que subí a las Grandes Ligas, siempre me ha transmitido cómo son las cosas en este nivel. Es un buen mánager, tanto para mí como para mis compañeros.






 —No debe ser de su agrado recordar el incidente con José Ureña, pero, ¿le preocupa volver a vivir situaciones parecidas con otros lanzadores? 



—Aquí en el mundo del béisbol todo puede pasar, uno no sabe lo que puede pasar cuando sale al terreno de juego. Uno juega duro y que tenga lo que tenga que pasar. Yo nunca había visto un pitcher que pegue el primer lanzamiento del juego y menos a 97 millas...






 —Tras el pelotazo en aquel juego, vimos muy furioso al zuliano Ender Inciarte, actuando como un hermano mayor. ¿Es así su relación con su compañero en los jardines? ¿Qué le transmite Inciarte, con toda su experiencia como outfielder?



—Lo vimos muy molesto, a él (Ender Inciarte) y a todos mis compañeros. Desde que lo conocí siempre ha aportado su apoyo hacia mí, siempre me ha guiado por un buen camino, me ha dado buenos consejos. Es un placer para mí jugar con él, alguien con tantos años en las Grandes Ligas.






El momento en el que el novato fue golpeado.






 —Esta temporada ha conectado ocho jonrones en su primer turno y le ha servido para registrar su nombre en varias marcas. Ser el primer bate del equipo le da la responsabilidad de embasarse pero su poder con el madero le permite mucho más que eso. ¿Ha estado trabajando en fuertes swings para botarla comenzando los juegos?



—Yo siempre he trabajado duro, los coachs siempre me han dicho lo que tengo que hacer. Yo voy al terreno a  embasarme, a darle mi apoyo al equipo. Mi plan en el plato es ver la pelota y darle, eso es lo que llevo en la mente.






 —Otro gran novato venezolano que ha brillado esta temporada es Gleyber Torres. ¿Cuál es su opinión sobre su desempeño? ¿Lo conoce?



—Nos llevamos muy bien. Lo conocí, si no me equivoco, el año pasado en las ligas menores, y de verdad que tiene un gran talento, es un pelotero especial. Da orgullo verlo triunfar así en las Grandes Ligas, a este nivel que estamos jugando los dos actualmente, gracias a Dios.






 —¿Quiénes son sus ídolos?



—Tengo muchos ídolos, entre ellos están Starlin Marte, José Altuve, Robinson Canó, José Reyes y Miguel Cabrera.






 —A punto de finalizar la temporada regular, ¿cuáles son sus objetivos individuales?



—Primero que nada, mantenerme saludable. Terminar fuerte, eso es lo que quiero.






 —Solamente Luis Aparicio y Ozzie Guillén han ganado el Novato del Año siendo nacidos en Venezuela. ¿Qué significa representar a su país ante esa posibilidad?



—Tengo la oportunidad de representar a Venezuela, el lugar donde yo crecí, me críe. Es un orgullo para mí representar a mi país a donde quiera que vaya.






 —De La Sabana a Atlanta hay cientos de kilómetros. ¿Cómo maneja en lo mental y emocional estar lejos de su familia?



—Desde que salí de Venezuela, yo sabía en lo que metía. Sé lo que escogí, el mundo del béisbol. Esto es lo que yo quiero para mí y quiero lo mejor para familia. Yo a ellos siempre los recuerdo y siempre los llevo en el alma.






 —Crecer en una familia beisbolera también impulsó su desarrollo…



—Esa es una historia que si me pongo a contar, nunca termino. Tengo muchos primos que jugaron y que juegan en el béisbol profesional. Mi papá, Kelvim Escobar, hoy en día está Alcides (Escobar), y varios que también firmaron detrás de mí, que están subiendo, y que pronto los veré en Grandes Ligas, con el favor de Dios.






 —Tomando en cuenta la cantidad de compromisos que ha disputado, parece imposible que venga a Venezuela para la temporada de béisbol, pero, ¿uno de sus sueños es jugar en la Liga Venezolana de Béisbol Profesional con Tiburones?



—Todavía no hay un no, nada es imposible. Antes de ir a Venezuela, me reuniré con el equipo, con la gerencia de Bravos, para transmitir que quiero jugar en mi país, por lo menos 10 juegos, un mes, para que mi familia me vea debutar en  el béisbol venezolano.






 —¿Qué mensaje puede enviar a todos esos chamos que están preparándose y soñando con llegar a  MLB?



—Que sigan trabajando fuerte. Sigan por el buen camino. Perseverancia, respeto y disciplina, que con Dios al frente todo se puede lograr.






 —¿El de La Sabana o El Abusador?



—Yo tengo El Abusador. Al final de la jornada ese es el que me gusta.






 —José Altuve, Jesús Aguilar, Eugenio Suárez, Ronald Acuña, entre otros… ¿qué se siente estar entre los mejores venezolanos en las Grandes Ligas, y por si fuera poco, ser uno de los peloteros del momento en la MLB?



—Tengo la oportunidad de estar entre ellos, me llena de orgullo, tantas superestrellas. Tanto como ellos, representar mi país y dejarlo en alto.






 —Marcas destrozadas, récords alcanzados, un título divisional, el premio Novato del Año muy cerca, jugar en postemporada… ¿Cómo podría describir todas las cosas que ha vivido esta temporada, qué es lo que más destacaría?



—Tuve la oportunidad de estar en Grandes Ligas. No comencé la temporada pero me subieron a finales de abril para aportar mi granito de arena al equipo. Al siguiente mes me lesioné pero no fue una excusa, volví más fuerte, gracias a Dios, y aquí estamos, dando el todo por el todo. Esta temporada es inolvidable, superincreíble, cómo lo soñé. Es un sueño hecho realidad.






Acuña, celebrando el título divisional.








PANORAMA

Noticias relacionadas

Sitio web desarrollado por: Hance & Pirela

Espacio disponible para publicidad

Espacio disponible para publicidad