18/09/2018 a las 02:33:29 PM | Regresar

Personal Trainer explica cuál es la manera correcta de controlar la respiración al correr

Personal Trainer explica cuál es la manera correcta de controlar la respiración al correr



¿Te has parado a pensar en cuál es tu manera de respirar mientras corres? ¿Deberías hacerlo por la nariz o por la boca? Plantearse estas preguntas puede parecer una tontería, pero la realidad es que la técnica en la respiración es lo más importante para un runner, ya que es la manera de alimentar los músculos con oxígeno

 





Si quieres llegar lejos, aumentar tu velocidad, resistencia, evitar agotamientos innecesarios y consecuencias como el flato, empieza por respirar mejor con esta lista de consejos que el personal trainer Jairo López ofrece a los lectores de FACETAS:









Antes de nada… toma conciencia de que la respiración también se entrena. Poco a poco el dominio de nuestro aparato respiratorio será mayor, ya que la práctica continuada del ejercicio desarrollará nuestra capacidad pulmonar, además de ejercitar la musculatura abdominal y diafragmática.









Si estás acatarrado o sufres de alergia, lo mejor es que antes de salir a correr despejes tus vías respiratorias lo máximo posible con un spray nasal a base de agua de mar, que además hidratará tus fosas nasales evitando la sequedad.









¿Por la boca o por la nariz? Aunque no hay consenso, lo cierto es que respirar únicamente por la nariz sólo es eficaz cuando el esfuerzo es realmente bajo. Si no es nuestro caso, lo mejor es hacer una respiración combinada en las inhalaciones y expulsar el aire por la boca.









Para ganar capacidad, intenta hacer una respiración abdominal mientras corres, ya que es la que más oxígeno aporta. Concéntrate en llenar de aire la parte baja de los pulmones, desplazando el diafragma hacia abajo y haciendo que el vientre salga hacia fuera. Notarás que lo haces correctamente si el abdomen se hincha.









Otro truco consiste en activar la aerodinámica nasal, abriendo bien las ventanas nasales mientras corres para favorecer la entrada de aire. Puedes ayudarte con tiritas nasales.












Controlar el ritmo también es fundamental. Lo recomendable es que optemos por tomar pequeñas dosis de aire que nos permitan mantener un ritmo no forzado de forma constante, adaptándolo al ritmo de la carrera y a nuestras propias necesidades. Cada persona tendrá su propio ritmo, pero el objetivo es común: reducir la frecuencia e incrementar el volumen de aire movilizado.












Ten en cuenta tu postura al correr, con el torso erguido inclinado ligeramente hacia delante. Así conseguirás que aumente el volumen de aire que entra en los pulmones.












No desesperes. Respirar bien mientras se corre es una técnica que requiere práctica y experiencia. De la misma forma que entrenas tus piernas, entrena tu respiración de forma consciente y ya verás cómo, poco a poco, obtienes resultados.






PANORAMA

Noticias relacionadas

Sitio web desarrollado por: Hance & Pirela

Espacio disponible para publicidad

Espacio disponible para publicidad