14/08/2018 a las 04:02:07 PM | Regresar

¡Atención! Estas son las consecuencias de comer de noche

¡Atención! Estas son las consecuencias de comer de noche


De acuerdo a científicos del Instituto de Salud Global de Barcelona en España, hay muchas consecuencias de cenar tarde para la salud e indican que cenar al menos dos horas antes de ir a dormir es crucial para reducir el riesgo de cáncer de mama y cáncer de próstata


Para llegar a esta conclusión, los expertos analizaron más de 600 casos de cáncer de próstata y 1205 de cáncer de mama.






Los participantes del estudio tuvieron que responder una serie de preguntas sobre la hora en que cenaban y se acostaban.
 



Tras analizar los resultados, se encontró que las personas que cenaban un mínimo de dos horas antes de irse a la cama tenían un 20% menos de probabilidades de desarrollar tumores malignos en comparación con los que se iban a dormir inmediatamente después de cenar.






Manolis Kogevinas, investigador principal del estudio afirma que este efecto protector también se observó en aquellos que cenaban a las nueve de la noche o antes en comparación con las personas que cenaban después de las 10. La explicación de este efecto está en los ritmos circadianos humanos que se modifican al cenar muy tarde.






Sin embargo, las consecuencias de cenar tarde también dependerán de qué es lo que comemos, porque si durante el día nuestra dieta se basa en azúcares, grasas y harinas refinadas y en la cena también, iremos a dormir con un desequilibrio de energía y perjudicaremos nuestra salud.






Por ejemplo, algunos estudios han arrojado información relacionada a la calidad de alimentos como la carne roja o embutidos y su relación entre la hora de la cena y los riesgos de padecer cáncer.









Las comidas pesadas por la noche afectan el proceso digestivo y provocan malestares comunes como pesadez, colitis, inflamación y aumento de peso, sin embargo, se ha comprobado que no son las únicas consecuencias de cenar tarde.










Sumado a eso, los efectos de dormir poco o trasnochar habitualmente indican que aquellas personas con malos hábitos de sueño o que trabajan por la noche presentan mayores índices de cáncer también.
“Nuestro estudio concluye que seguir patrones diurnos de alimentación se asocia con menos riesgo de cáncer”, señala Kogevinas.



 Panorama

Noticias relacionadas

Sitio web desarrollado por: Hance & Pirela

Espacio disponible para publicidad

Espacio disponible para publicidad