27/07/2018 a las 11:32:01 AM | Regresar

José Catoya, técnico de la Vinotinto femenina: Hay que mejorar el aspecto defensivo

José Catoya, técnico de la Vinotinto femenina: Hay que mejorar el aspecto defensivo



De milagro o no, la Vinotinto femenina está en las semifinales de los Juegos Centroamericanos y del Caribe (CAC) 2018. Este viernes, a las 5:00 de la tarde, enfrentará a México en el estadio Moderno de Barranquilla





Venezuela avanzó la ronda de cuatro equipos tras lograr un triple empate en el grupo A: igualó en puntos (3) y diferencia de goles (-1) con Jamaica y Colombia, pero anotó cinco tantos en la fase de grupos, uno más que las jamaicanas y las neogranadinas.



José Catoya, seleccionador de la Vinotinto femenina, conversó desde Colombia vía telefónica con PANORAMA sobre el momento del equipo, que sueña con conquistar una medalla.



—¿Fue un golpe de suerte que Venezuela haya avanzado a semis?



—“Sí fue un golpe de suerte que hayamos pasado por cómo se dio el transcurrir del grupo. Nosotros llegábamos a Barranquilla con la meta de buscar la victoria con Jamaica, que era el primer partido, importante, después intentar hacerle un buen partido a Colombia, que es una potencia en Sudamérica,  y por último sacarle los puntos a Costa Rica, pensando en que ese era el partido plus que al final nos iba a dar la clasificación. Al final no se dio cómo pensábamos, pero no contábamos con los otros resultados que Costa Rica se paró muy bien contra Colombia, después Jamaica fue aguerrida contra Colombia, planteó algo bueno; ese partido nos dio la clasificación a la segunda fase.



—¿Mereció clasificar la selección?



—Decir si merecimos o no merecimos clasificar es muy relativo porque cuando llegas y atacas mucho, te critican porque el ataque no funciona, porque no marcan goles, criticas que salen en las redes sociales, que no hacemos goles, que tenemos falencias en la defensa, pero lo que nos está metiendo en la siguiente fase son la cantidad de goles que hicimos, lo que generamos hacia arriba, somos uno de los equipos que más genera ataque después de México. Decir si el equipo merece estar en segunda ronda (…) te puedo responder con que esto es fútbol. Aquí no es si se merece o no se merece. Aquí se tienen que hacer los partidos, hay un reglamento y basado al reglamento se clasificó. Nosotros hicimos un trabajo arduo físicamente en San Felipe (Yaracuy) y estamos muy enteros. El equipo aguantó, corrió con los tres equipos hasta el final. Tuvimos a Colombia metidos en su arco, a Jamaica también hasta que ellas empezaron a pelotear, y contra Costa Rica también. Y no vamos a decir cómo dicen algunos en las redes que hablan que estuvimos en un vulgar pelotazo y demás. Por lo menos, los porcentajes contra Colombia nosotros tuvimos el 55% de la posesión del balón, que nunca lo habíamos hecho. Es muy difícil hablar de si se merece o no se merece. Nosotros hicimos lo necesario y lo que estuvo en nuestras manos para clasificar. Por reglamento, por diferencia de goles, porque marcamos más goles. Ese siempre ha sido nuestro objetivo, ser muy verticales, que dicen que no lo somos. Conseguimos más goles y eso fue lo que nos dio la clasificación. Las cosas no se merecen, se logran.



—¿Cuál es el estado físico de Deyna Castellanos?



—Deyna no está al 100%. Vamos a ver si en estos días con un poco de recuperación se puede elevar a ese porcentaje. Hay que tomar en cuenta que ella venía de Rusia, como promotora del fútbol femenino en el Mundial, y ahí perdió un lapso de tiempo que no pudo trabajar con nosotros. Luego le enviamos una planificación particular para que la pudiera hacer con FSU en Estados Unidos y se pudiera incorporar directamente a la concentración en Barranquilla. Ella siempre va a tener sus destellos. Está mentalmente tranquila. Físicamente es una jugadora muy completa. Le han pegado muy duro, ha tenido férreas marcas de los equipos y ha recibido muchos golpes.



—¿Usted considera que el rendimiento de las laterales ha sido malo?



—Sí. El trabajo de nuestras laterales no ha sido muy bueno, hemos tenido un poco de deficiencia, pero es por situación/momentos. Nairelis Gutiérrez está en un pequeño slump. Yenifer Giménez es contención y la tuvimos que reconvertir a lateral por los partidos que se iban a presentar y los ataques que se iban a generar por esas bandas por jugadores altas y fuertes y tuvimos que contrarrestar con la potencia de ella. Soleidys Rengel  llegó recién recuperada de  una lesión  y lo que le falta es ritmo de juego, tiene un poco de miedo a la hora de entrar. Para los próximos partidos seguramente estaremos usando a María Eugenia Rodríguez que es otra lateral, ya con experiencia contrastada, estuvo en el Mundial de Trinidad y Tobago. Vamos a intentar buscar otras alternativas para solventar esto.



—¿Hay desgaste en el equipo por el esfuerzo realizado en los últimos partidos?



—Hemos tenido bastante desgaste en la zona de volantes por el movimiento de las mediocampistas. Hemos utilizado a Dayana Rodríguez y Maikerlin Astudillo como jugadoras de corte y en el último partido utilizamos a Marialba Zambrano como ocho para darnos salida, para que Deyna no estuviera tan sola (en tres cuartos de cancha). Los equipos al intentar apabullarnos obligan a que nuestras volantes retrocedan y no puedan apoyar mucho a Deyna pero estamos trabajando en todo eso.



—Ysaura Viso y Oriana Altuve son las goleadoras de la Vinotinto con dos goles cada una. Es una buena noticia que no solo Deyna Castellanos sea quien anote…



—Se están involucrando Viso, Altuve, Deyna. Entre las tres hay cinco goles. Falta que se incorpore Karla Torres que tuvo un gran partido ante Costa Rica, Paola Villamizar que aún no ha marcado. Yerliane Moreno, no es su categoría, pero se trajo para que viera el roce pensando en el proceso sub 20. Imagínense que hubiésemos tenido también a Gabriela García, que no pudo estar porque el Deportivo La Coruña le exigió estar allá el 23 de julio en España.



—El juego del equipo se ha basado en la posesión del balón y la verticalidad...



—Tener el sostenimiento del balón, sí, pero no convertirlo en como lo llaman algunos, ‘tiki-taka’. Nosotros lo que queremos tener es una circulación de balón, tener la pelota segura siempre.  No es tocar en muchas ocasiones, como nos ocurre, tocando hacia atrás, retrocediendo el juego. Las jugadoras al ver que no tienen opciones en ataque tienden a tocar hacia atrás y así se nos desajustan algunas situaciones, debemos mejorar en ese aspecto. La idea es buscar la frontalidad del disparo para evitar tocar hasta el arco contrario y así podemos probar otras situaciones.



—¿Probar desesperadamente con disparos de larga distancia es una orden suya?



—Es una petición que hemos hecho. La situación del desespera miento ocurrió con Costa Rica, porque en sí nuestra meta era ganar para clasificar directo y por eso disparamos tanto, estábamos abajo en el marcador. La idea de plantear en algún momento el disparo de larga distancia fue que en Copa América no planteamos nunca esa opción y siempre quisimos entrar barriendo, tocando, jugando en corto. Queríamos evolucionar lo que hicimos en Copa América y ser un poco más verticales.



—¿Cómo se ha sentido el grupo en Barranquilla?



—El grupo se ha sentido muy bien. Hay un buen ambiente en la villa. La gente ha ido a apoyarnos, muchos venezolanos en Barranquilla, eso se les agradece, que siempre estén con estas chamas, que estén pendientes, como la gente en las redes.



—¿Cuál es el balance que les quedó tras la clasificación?



—El balance está cerca de lo que esperábamos cumplir: la victoria contra Jamaica, el resultado favorable ante Colombia y lo único que nos faltó fue no perder contra Costa Rica.  Hay que mejorar mucho el aspecto defensivo. Yo creo que algo que nos costó fue eso y un poco lo que es la parte de la concentración en los primeros minutos de los juegos. Nos marcaron muy rápido en los partidos y tenemos que contrarrestarlo para la semifinal.

De milagro o no, la Vinotinto femenina está en las semifinales de los Juegos Centroamericanos y del Caribe (CAC) 2018. Este viernes, a las 5:00 de la tarde, enfrentará a México en el estadio Moderno de Barranquilla.



Venezuela avanzó la ronda de cuatro equipos tras lograr un triple empate en el grupo A: igualó en puntos (3) y diferencia de goles (-1) con Jamaica y Colombia, pero anotó cinco tantos en la fase de grupos, uno más que las jamaicanas y las neogranadinas.



José Catoya, seleccionador de la Vinotinto femenina, conversó desde Colombia vía telefónica con PANORAMA sobre el momento del equipo, que sueña con conquistar una medalla.



—¿Fue un golpe de suerte que Venezuela haya avanzado a semis?



—“Sí fue un golpe de suerte que hayamos pasado por cómo se dio el transcurrir del grupo. Nosotros llegábamos a Barranquilla con la meta de buscar la victoria con Jamaica, que era el primer partido, importante, después intentar hacerle un buen partido a Colombia, que es una potencia en Sudamérica,  y por último sacarle los puntos a Costa Rica, pensando en que ese era el partido plus que al final nos iba a dar la clasificación. Al final no se dio cómo pensábamos, pero no contábamos con los otros resultados que Costa Rica se paró muy bien contra Colombia, después Jamaica fue aguerrida contra Colombia, planteó algo bueno; ese partido nos dio la clasificación a la segunda fase.



—¿Mereció clasificar la selección?



—Decir si merecimos o no merecimos clasificar es muy relativo porque cuando llegas y atacas mucho, te critican porque el ataque no funciona, porque no marcan goles, criticas que salen en las redes sociales, que no hacemos goles, que tenemos falencias en la defensa, pero lo que nos está metiendo en la siguiente fase son la cantidad de goles que hicimos, lo que generamos hacia arriba, somos uno de los equipos que más genera ataque después de México. Decir si el equipo merece estar en segunda ronda (…) te puedo responder con que esto es fútbol. Aquí no es si se merece o no se merece. Aquí se tienen que hacer los partidos, hay un reglamento y basado al reglamento se clasificó. Nosotros hicimos un trabajo arduo físicamente en San Felipe (Yaracuy) y estamos muy enteros. El equipo aguantó, corrió con los tres equipos hasta el final. Tuvimos a Colombia metidos en su arco, a Jamaica también hasta que ellas empezaron a pelotear, y contra Costa Rica también. Y no vamos a decir cómo dicen algunos en las redes que hablan que estuvimos en un vulgar pelotazo y demás. Por lo menos, los porcentajes contra Colombia nosotros tuvimos el 55% de la posesión del balón, que nunca lo habíamos hecho. Es muy difícil hablar de si se merece o no se merece. Nosotros hicimos lo necesario y lo que estuvo en nuestras manos para clasificar. Por reglamento, por diferencia de goles, porque marcamos más goles. Ese siempre ha sido nuestro objetivo, ser muy verticales, que dicen que no lo somos. Conseguimos más goles y eso fue lo que nos dio la clasificación. Las cosas no se merecen, se logran.



—¿Cuál es el estado físico de Deyna Castellanos?



—Deyna no está al 100%. Vamos a ver si en estos días con un poco de recuperación se puede elevar a ese porcentaje. Hay que tomar en cuenta que ella venía de Rusia, como promotora del fútbol femenino en el Mundial, y ahí perdió un lapso de tiempo que no pudo trabajar con nosotros. Luego le enviamos una planificación particular para que la pudiera hacer con FSU en Estados Unidos y se pudiera incorporar directamente a la concentración en Barranquilla. Ella siempre va a tener sus destellos. Está mentalmente tranquila. Físicamente es una jugadora muy completa. Le han pegado muy duro, ha tenido férreas marcas de los equipos y ha recibido muchos golpes.



—¿Usted considera que el rendimiento de las laterales ha sido malo?



—Sí. El trabajo de nuestras laterales no ha sido muy bueno, hemos tenido un poco de deficiencia, pero es por situación/momentos. Nairelis Gutiérrez está en un pequeño slump. Yenifer Giménez es contención y la tuvimos que reconvertir a lateral por los partidos que se iban a presentar y los ataques que se iban a generar por esas bandas por jugadores altas y fuertes y tuvimos que contrarrestar con la potencia de ella. Soleidys Rengel  llegó recién recuperada de  una lesión  y lo que le falta es ritmo de juego, tiene un poco de miedo a la hora de entrar. Para los próximos partidos seguramente estaremos usando a María Eugenia Rodríguez que es otra lateral, ya con experiencia contrastada, estuvo en el Mundial de Trinidad y Tobago. Vamos a intentar buscar otras alternativas para solventar esto.



—¿Hay desgaste en el equipo por el esfuerzo realizado en los últimos partidos?



—Hemos tenido bastante desgaste en la zona de volantes por el movimiento de las mediocampistas. Hemos utilizado a Dayana Rodríguez y Maikerlin Astudillo como jugadoras de corte y en el último partido utilizamos a Marialba Zambrano como ocho para darnos salida, para que Deyna no estuviera tan sola (en tres cuartos de cancha). Los equipos al intentar apabullarnos obligan a que nuestras volantes retrocedan y no puedan apoyar mucho a Deyna pero estamos trabajando en todo eso.



—Ysaura Viso y Oriana Altuve son las goleadoras de la Vinotinto con dos goles cada una. Es una buena noticia que no solo Deyna Castellanos sea quien anote…



—Se están involucrando Viso, Altuve, Deyna. Entre las tres hay cinco goles. Falta que se incorpore Karla Torres que tuvo un gran partido ante Costa Rica, Paola Villamizar que aún no ha marcado. Yerliane Moreno, no es su categoría, pero se trajo para que viera el roce pensando en el proceso sub 20. Imagínense que hubiésemos tenido también a Gabriela García, que no pudo estar porque el Deportivo La Coruña le exigió estar allá el 23 de julio en España.



—El juego del equipo se ha basado en la posesión del balón y la verticalidad...



—Tener el sostenimiento del balón, sí, pero no convertirlo en como lo llaman algunos, ‘tiki-taka’. Nosotros lo que queremos tener es una circulación de balón, tener la pelota segura siempre.  No es tocar en muchas ocasiones, como nos ocurre, tocando hacia atrás, retrocediendo el juego. Las jugadoras al ver que no tienen opciones en ataque tienden a tocar hacia atrás y así se nos desajustan algunas situaciones, debemos mejorar en ese aspecto. La idea es buscar la frontalidad del disparo para evitar tocar hasta el arco contrario y así podemos probar otras situaciones.



—¿Probar desesperadamente con disparos de larga distancia es una orden suya?



—Es una petición que hemos hecho. La situación del desespera miento ocurrió con Costa Rica, porque en sí nuestra meta era ganar para clasificar directo y por eso disparamos tanto, estábamos abajo en el marcador. La idea de plantear en algún momento el disparo de larga distancia fue que en Copa América no planteamos nunca esa opción y siempre quisimos entrar barriendo, tocando, jugando en corto. Queríamos evolucionar lo que hicimos en Copa América y ser un poco más verticales.



—¿Cómo se ha sentido el grupo en Barranquilla?



—El grupo se ha sentido muy bien. Hay un buen ambiente en la villa. La gente ha ido a apoyarnos, muchos venezolanos en Barranquilla, eso se les agradece, que siempre estén con estas chamas, que estén pendientes, como la gente en las redes.



—¿Cuál es el balance que les quedó tras la clasificación?



—El balance está cerca de lo que esperábamos cumplir: la victoria contra Jamaica, el resultado favorable ante Colombia y lo único que nos faltó fue no perder contra Costa Rica.  Hay que mejorar mucho el aspecto defensivo. Yo creo que algo que nos costó fue eso y un poco lo que es la parte de la concentración en los primeros minutos de los juegos. Nos marcaron muy rápido en los partidos y tenemos que contrarrestarlo para la semifinal.




Panorama

Noticias relacionadas

Sitio web desarrollado por: Hance & Pirela

Espacio disponible para publicidad

Espacio disponible para publicidad