26/07/2018 a las 11:02:22 AM | Regresar

Fundación alemana-venezolana cubre limpieza del cementerio más antiguo de Maracaibo

Fundación alemana-venezolana cubre limpieza del cementerio más antiguo de Maracaibo



Una fundación alemana-venezolana asumió la limpieza del cementerio más antiguo de Maracaibo, El Cuadrado, para  recuperar áreas donde yacen los restos de decenas de personalidades del  estado Zulia como Jesús Enrique Lossada, Humberto Fernández Morán, Udón Pérez y Manuel Dagnino, entre otros


El saneamiento de este camposanto, fundado en 1879, es obra de la fundación Luxburg Carolath, que según el ecónomo del cementerio, José Ferrer, decidió limpiar todo el lugar y hacer la obra social porque el cementerio es patrimonio regional.



“El fin de esta fundación es darle lucidez a este camposanto. Estamos aprovechando al máximo esta ayuda”, afirmó Ferrer, quien lleva siete años administrando el lugar y es la tercera generación de su familia a cargo del cementerio. Aseguró que tiene varios años buscando organizaciones que colaboren con el sitio.



“Se apiadaron de este lugar. Logramos esto y gracias a Dios y a la Virgen, están limpiando todo”, expresó.



La fundación costeará todo: desde los trabajadores hasta los implementos de limpieza.



Ángela Amaya, representante legal de la fundación, narró vía telefónica que todo comenzó con la visita de Frederich Luxburg Carolath, representante de la familia y de la fundación, a Maracaibo hace un mes y medio.



"Por tener familia venezolana-alemana, él tiene mucha empatía por la ciudad. Él no había venido, y cuando lo hizo, le impactó ver el trato que le daban al cementerio más antiguo de la ciudad. Como fundación quiso hacer algo, visitó el lugar, hicimos el proyecto, contactamos al señor Ferrer y se comenzó la labor social", explicó a PANORAMA.



Señaló que el proyecto durará hasta que esté totalmente limpio. Sobre futuras acciones, dijo que no les gusta prometer sino hacer.  "Esta es una labor noble y social que genera empleo y reconstruye el cementerio más antiguo de la ciudad que debería respetarse como patrimonio que es. Si se puede continuar las labores junto al señor Ferrer, quien está muy interesado y merece todo el protagonismo de esta limpieza, continuaremos", detalló.



La operación se inició este jueves 19 de julio desde las 07:00 de la mañana. Se desplegaron varias cuadrillas de limpieza que cuentan con un total de 90 trabajadores, quienes asearán las cuatro hectáreas que posee el cementerio en jornadas de ocho horas. Desde el jueves salen 12 camiones diarios repletos de basura.



“Esto era como una selva negra. Servía de guarida para todo: delincuentes, parejas, huelepegas, magia negra… en estos días lanzaron un cochino completo y todo el tiempo encuentro carteras robadas”, contó el ecónomo.



El Cuadrado se dividió en dos partes iguales para ser aseado. Unas cuadrillas para el lado derecho y otra para el lado izquierdo. Los trabajadores sostuvieron que ya habían limpiado casi todo y que lo que faltaba era recoger.



Desde las avenidas Delicias y Padilla se aprecia el cambio.  Como recuperando la solemnidad del pasado, los mármoles blancos, estatuas conmemorativas y lápidas pueden verse de nuevo. La acción demuestra que con voluntad, organización y aportes se puede cambiar la cara de un espacio público que debe servir para honrar a los difuntos y que debe proyectar paz y sosiego para cuando acuden sus dolientes. 



Eduardo Shmilinsky, encargado del trabajo por parte de la fundación, agregó que esperan terminar la labor social de viernes a sábado de esta semana. Toda la basura se va al vertedero.  



Ferrer piensa que se necesitarán más días. “No tenemos prevista una fecha de culminación; la fundación propuso siete días, pero por la cantidad de basura y escombros que hay, yo calculo que nos tardemos otros 15 o 20 días”, pronosticó.



Después de la limpieza



El ecónomo informó que después de remover todo el sucio y quitar la maleza, la Fundación Luxburg Carolath ayudaría a "tapar" las 340 tumbas que, hasta el momento, han sido profanadas. Sostuvo que el hampa y los practicantes de la brujería  son los responsables de estos hechos. 



Otros trabajadores en el lugar aseguraron que casi a diario encuentran tumbas violentadas. “Hemos encontrado gallinas envueltas en trapos rojos y negros, velones, cadenas, santos, urnas destapadas, huesos por todas partes… un verdadero desastre”, declaró Elizabeth García, miembro de la cuadrilla de limpieza.



Flor Cecilia Arrieta, visitante del lugar, manifestó su alegría por el aseo del lugar. “Tengo a mi familia aquí, yo los vengo a visitar y ya era hora de que lo limpiaran; ahora sí parece un cementerio. Deberían hacer lo mismo en el ‘Corazón de Jesús”, opinó.



Ferrer, sin embargo, cree que aún falta para que el lugar sea lo que debe ser.



“Seguiré pidiendo ayuda a la Alcaldía, la Gobernación o cualquier fundación porque nos sentimos muy felices y satisfechos con esta labor. Esto abre el camino para más ayuda. Ahora, buscaré la reparación de los portones, la seguridad y la iluminación”, afirmó.



En el mundo, los cementerios tan antiguos donde reposan los restos de próceres, artistas e insignes personalidades son considerados paradas turísticas y son cuidados como parte de su historia y patrimonio; como por ejemplo  los cementerios La Recoleta, en Argentina, el Cementerio del Père-Lachaise en Francia o el Cementerio Nacional de Arlington, en Estados Unidos.



El último trabajo realizado en el cementerio El Cuadrado fue en el año 2015, cuando el gobierno regional de turno pintó 1.700 metros cuadrados de la cerca y las rejas que rodean el lugar. 



Según el decreto 630 emitido el 4 de abril de 2007, el cementerio El Cuadrado es patrimonio cultural del estado.

Una fundación alemana-venezolana asumió la limpieza del cementerio más antiguo de Maracaibo, El Cuadrado, para  recuperar áreas donde yacen los restos de decenas de personalidades del  estado Zulia como Jesús Enrique Lossada, Humberto Fernández Morán, Udón Pérez y Manuel Dagnino, entre otros.



El saneamiento de este camposanto, fundado en 1879, es obra de la fundación Luxburg Carolath, que según el ecónomo del cementerio, José Ferrer, decidió limpiar todo el lugar y hacer la obra social porque el cementerio es patrimonio regional.



“El fin de esta fundación es darle lucidez a este camposanto. Estamos aprovechando al máximo esta ayuda”, afirmó Ferrer, quien lleva siete años administrando el lugar y es la tercera generación de su familia a cargo del cementerio. Aseguró que tiene varios años buscando organizaciones que colaboren con el sitio.



“Se apiadaron de este lugar. Logramos esto y gracias a Dios y a la Virgen, están limpiando todo”, expresó.



La fundación costeará todo: desde los trabajadores hasta los implementos de limpieza.



Ángela Amaya, representante legal de la fundación, narró vía telefónica que todo comenzó con la visita de Frederich Luxburg Carolath, representante de la familia y de la fundación, a Maracaibo hace un mes y medio.



"Por tener familia venezolana-alemana, él tiene mucha empatía por la ciudad. Él no había venido, y cuando lo hizo, le impactó ver el trato que le daban al cementerio más antiguo de la ciudad. Como fundación quiso hacer algo, visitó el lugar, hicimos el proyecto, contactamos al señor Ferrer y se comenzó la labor social", explicó a PANORAMA.



Señaló que el proyecto durará hasta que esté totalmente limpio. Sobre futuras acciones, dijo que no les gusta prometer sino hacer.  "Esta es una labor noble y social que genera empleo y reconstruye el cementerio más antiguo de la ciudad que debería respetarse como patrimonio que es. Si se puede continuar las labores junto al señor Ferrer, quien está muy interesado y merece todo el protagonismo de esta limpieza, continuaremos", detalló.



La operación se inició este jueves 19 de julio desde las 07:00 de la mañana. Se desplegaron varias cuadrillas de limpieza que cuentan con un total de 90 trabajadores, quienes asearán las cuatro hectáreas que posee el cementerio en jornadas de ocho horas. Desde el jueves salen 12 camiones diarios repletos de basura.



“Esto era como una selva negra. Servía de guarida para todo: delincuentes, parejas, huelepegas, magia negra… en estos días lanzaron un cochino completo y todo el tiempo encuentro carteras robadas”, contó el ecónomo.



El Cuadrado se dividió en dos partes iguales para ser aseado. Unas cuadrillas para el lado derecho y otra para el lado izquierdo. Los trabajadores sostuvieron que ya habían limpiado casi todo y que lo que faltaba era recoger.



Desde las avenidas Delicias y Padilla se aprecia el cambio.  Como recuperando la solemnidad del pasado, los mármoles blancos, estatuas conmemorativas y lápidas pueden verse de nuevo. La acción demuestra que con voluntad, organización y aportes se puede cambiar la cara de un espacio público que debe servir para honrar a los difuntos y que debe proyectar paz y sosiego para cuando acuden sus dolientes. 



Eduardo Shmilinsky, encargado del trabajo por parte de la fundación, agregó que esperan terminar la labor social de viernes a sábado de esta semana. Toda la basura se va al vertedero.  



Ferrer piensa que se necesitarán más días. “No tenemos prevista una fecha de culminación; la fundación propuso siete días, pero por la cantidad de basura y escombros que hay, yo calculo que nos tardemos otros 15 o 20 días”, pronosticó.



Después de la limpieza



El ecónomo informó que después de remover todo el sucio y quitar la maleza, la Fundación Luxburg Carolath ayudaría a "tapar" las 340 tumbas que, hasta el momento, han sido profanadas. Sostuvo que el hampa y los practicantes de la brujería  son los responsables de estos hechos. 



Otros trabajadores en el lugar aseguraron que casi a diario encuentran tumbas violentadas. “Hemos encontrado gallinas envueltas en trapos rojos y negros, velones, cadenas, santos, urnas destapadas, huesos por todas partes… un verdadero desastre”, declaró Elizabeth García, miembro de la cuadrilla de limpieza.



Flor Cecilia Arrieta, visitante del lugar, manifestó su alegría por el aseo del lugar. “Tengo a mi familia aquí, yo los vengo a visitar y ya era hora de que lo limpiaran; ahora sí parece un cementerio. Deberían hacer lo mismo en el ‘Corazón de Jesús”, opinó.



Ferrer, sin embargo, cree que aún falta para que el lugar sea lo que debe ser.



“Seguiré pidiendo ayuda a la Alcaldía, la Gobernación o cualquier fundación porque nos sentimos muy felices y satisfechos con esta labor. Esto abre el camino para más ayuda. Ahora, buscaré la reparación de los portones, la seguridad y la iluminación”, afirmó.



En el mundo, los cementerios tan antiguos donde reposan los restos de próceres, artistas e insignes personalidades son considerados paradas turísticas y son cuidados como parte de su historia y patrimonio; como por ejemplo  los cementerios La Recoleta, en Argentina, el Cementerio del Père-Lachaise en Francia o el Cementerio Nacional de Arlington, en Estados Unidos.



El último trabajo realizado en el cementerio El Cuadrado fue en el año 2015, cuando el gobierno regional de turno pintó 1.700 metros cuadrados de la cerca y las rejas que rodean el lugar. 



Según el decreto 630 emitido el 4 de abril de 2007, el cementerio El Cuadrado es patrimonio cultural del estado.

Una fundación alemana-venezolana asumió la limpieza del cementerio más antiguo de Maracaibo, El Cuadrado, para  recuperar áreas donde yacen los restos de decenas de personalidades del  estado Zulia como Jesús Enrique Lossada, Humberto Fernández Morán, Udón Pérez y Manuel Dagnino, entre otros.



El saneamiento de este camposanto, fundado en 1879, es obra de la fundación Luxburg Carolath, que según el ecónomo del cementerio, José Ferrer, decidió limpiar todo el lugar y hacer la obra social porque el cementerio es patrimonio regional.



“El fin de esta fundación es darle lucidez a este camposanto. Estamos aprovechando al máximo esta ayuda”, afirmó Ferrer, quien lleva siete años administrando el lugar y es la tercera generación de su familia a cargo del cementerio. Aseguró que tiene varios años buscando organizaciones que colaboren con el sitio.



“Se apiadaron de este lugar. Logramos esto y gracias a Dios y a la Virgen, están limpiando todo”, expresó.



La fundación costeará todo: desde los trabajadores hasta los implementos de limpieza.



Ángela Amaya, representante legal de la fundación, narró vía telefónica que todo comenzó con la visita de Frederich Luxburg Carolath, representante de la familia y de la fundación, a Maracaibo hace un mes y medio.



"Por tener familia venezolana-alemana, él tiene mucha empatía por la ciudad. Él no había venido, y cuando lo hizo, le impactó ver el trato que le daban al cementerio más antiguo de la ciudad. Como fundación quiso hacer algo, visitó el lugar, hicimos el proyecto, contactamos al señor Ferrer y se comenzó la labor social", explicó a PANORAMA.



Señaló que el proyecto durará hasta que esté totalmente limpio. Sobre futuras acciones, dijo que no les gusta prometer sino hacer.  "Esta es una labor noble y social que genera empleo y reconstruye el cementerio más antiguo de la ciudad que debería respetarse como patrimonio que es. Si se puede continuar las labores junto al señor Ferrer, quien está muy interesado y merece todo el protagonismo de esta limpieza, continuaremos", detalló.



La operación se inició este jueves 19 de julio desde las 07:00 de la mañana. Se desplegaron varias cuadrillas de limpieza que cuentan con un total de 90 trabajadores, quienes asearán las cuatro hectáreas que posee el cementerio en jornadas de ocho horas. Desde el jueves salen 12 camiones diarios repletos de basura.



“Esto era como una selva negra. Servía de guarida para todo: delincuentes, parejas, huelepegas, magia negra… en estos días lanzaron un cochino completo y todo el tiempo encuentro carteras robadas”, contó el ecónomo.



El Cuadrado se dividió en dos partes iguales para ser aseado. Unas cuadrillas para el lado derecho y otra para el lado izquierdo. Los trabajadores sostuvieron que ya habían limpiado casi todo y que lo que faltaba era recoger.



Desde las avenidas Delicias y Padilla se aprecia el cambio.  Como recuperando la solemnidad del pasado, los mármoles blancos, estatuas conmemorativas y lápidas pueden verse de nuevo. La acción demuestra que con voluntad, organización y aportes se puede cambiar la cara de un espacio público que debe servir para honrar a los difuntos y que debe proyectar paz y sosiego para cuando acuden sus dolientes. 



Eduardo Shmilinsky, encargado del trabajo por parte de la fundación, agregó que esperan terminar la labor social de viernes a sábado de esta semana. Toda la basura se va al vertedero.  



Ferrer piensa que se necesitarán más días. “No tenemos prevista una fecha de culminación; la fundación propuso siete días, pero por la cantidad de basura y escombros que hay, yo calculo que nos tardemos otros 15 o 20 días”, pronosticó.



Después de la limpieza



El ecónomo informó que después de remover todo el sucio y quitar la maleza, la Fundación Luxburg Carolath ayudaría a "tapar" las 340 tumbas que, hasta el momento, han sido profanadas. Sostuvo que el hampa y los practicantes de la brujería  son los responsables de estos hechos. 



Otros trabajadores en el lugar aseguraron que casi a diario encuentran tumbas violentadas. “Hemos encontrado gallinas envueltas en trapos rojos y negros, velones, cadenas, santos, urnas destapadas, huesos por todas partes… un verdadero desastre”, declaró Elizabeth García, miembro de la cuadrilla de limpieza.



Flor Cecilia Arrieta, visitante del lugar, manifestó su alegría por el aseo del lugar. “Tengo a mi familia aquí, yo los vengo a visitar y ya era hora de que lo limpiaran; ahora sí parece un cementerio. Deberían hacer lo mismo en el ‘Corazón de Jesús”, opinó.



Ferrer, sin embargo, cree que aún falta para que el lugar sea lo que debe ser.



“Seguiré pidiendo ayuda a la Alcaldía, la Gobernación o cualquier fundación porque nos sentimos muy felices y satisfechos con esta labor. Esto abre el camino para más ayuda. Ahora, buscaré la reparación de los portones, la seguridad y la iluminación”, afirmó.



En el mundo, los cementerios tan antiguos donde reposan los restos de próceres, artistas e insignes personalidades son considerados paradas turísticas y son cuidados como parte de su historia y patrimonio; como por ejemplo  los cementerios La Recoleta, en Argentina, el Cementerio del Père-Lachaise en Francia o el Cementerio Nacional de Arlington, en Estados Unidos.



El último trabajo realizado en el cementerio El Cuadrado fue en el año 2015, cuando el gobierno regional de turno pintó 1.700 metros cuadrados de la cerca y las rejas que rodean el lugar. 



Según el decreto 630 emitido el 4 de abril de 2007, el cementerio El Cuadrado es patrimonio cultural del estado.





PANORAMA

Noticias relacionadas

Sitio web desarrollado por: Hance & Pirela

Espacio disponible para publicidad

Espacio disponible para publicidad