22/06/2018 a las 08:47:32 AM | Regresar

Análisis: Messi, el gran ausente en Nóvgorod

Análisis: Messi, el gran ausente en Nóvgorod



No se me da, es una frase que tal vez muchos recuerdan, aquella noche cuando Argentina perdía la final de la Copa América Centenario 2016 frente a Chile. Messi, entre tanta frustración, fue el dueño de aquellas duras palabras que sorprendían a millones de argentinos luego de que éste decidiera renunciar a la selección

 


Muy criticado, pero también respaldado. Algunos le reprochaban, pero otros lloraban su partida. Su polémica marcha acaparaban los medios internacionales, pocos les comprendían. Cuando unos le culpaban, otros sentían la suerte de tenerlo. Pero según él: no se le daba.



Pero Leo regresó, poco después de reflexionar, el crack argentino volvió y se puso nuevamente el brazalete de capitán. No la tuvo nada fácil, con una duras eliminatorias, donde Argentina sufrió y esperó hasta el último suspiro para poder estar en Rusia. Todas las cartas estaban en su contra, era tropezón tras tropezón, la selección no encontraba el camino, pero fue entonces cuando apareció el 10.



Ecuador se adelantaba con un gol y Argentina se despedía de Rusia, todo indicaba que la albiceleste no llegaría, pero Leo se vistió de héroe aquella noche, anotando tres goles para llevar a su selección al Mundial. 



Tenemos a Messi, era quizá el único argumento argentino rumbo al Mundial, luego de aquel épico pase, todo parecía posible si se tenía a Messi. 



El 16 de junio Argentina debutaba en el Spartak Arena ante Islandia, un rival accesible para poner a prueba el funcionamiento del equipo, pero un gran juego defensivo y ordenado de los islandeses sorprendieron a los de Sampaoli, logrando un empatarle 1-1 en su primer Mundial. 



Messi no apareció, Islandia cerraba todos los espacios, Leo se mostraba fastidiado, pero cuando más complicado estaba el panorama, una oportunidad inmejorable se le presentó a la estrella del FC Barcelona. ¡Un penal, pitaron penal en el Spartak a favor de Argentina! 



Leo tomó la pelota, los hinchas cantaban, el destino parecía estar de su parte, pero... falló, Leo falló el penal, dejando a su selección sin la victoria. 



Ahora o nunca. Messi se jugaba su primera final con Argentina ante la similar de Croacia, un partido decisivo para encaminar a la clasificación, pero más allá de eso, para que Messi nuevamente fuera el 10 salvador del equipo. Nóvgorod era el escenario destinado para el histórico triunfo o fracaso de la Argentina de Leo Messi. 



Argentina- Croacia 



Se jugaba el primer tiempo, uno bastante difícil para ambos equipos, con intensidad, con llegadas, pero sin fortuna de cara a los tres palos. Los minutos transcurrían y Argentina no encontraba el camino, Messi apenas alcanzó a tocar la pelota un par de veces, no le llegaban, no había profundidad de juego, sin paredes, solo pelotas largas y algunas imprecisas. 



Terminó el primer tiempo sin goles, Nóvgorod repleto de argentinos, la esperanza se mantenía, pero los minutos pasaban. Al comienzo del segundo tiempo, Argentina alcanzó a mejorar un poco, generando llegadas de peligro al arco croata, pero... Messi seguía desaparecido. 



¿Dónde está?, Croacia comenzaba a creérsela y Argentina apenas reaccionaba, la selección lo necesitaba, era el momento de frotar la lámpara y aparecer, pero no se le veía, no generó jugadas, tampoco le pegó al arco, solo caminaba, ¿Dónde está el 10?.



La fiesta croata comenzó al 53, tras un grave error del arquero argentino Willy Caballero, bombeando la pelota y sirviendo en bandeja a Rebic, quien remató de volea y abrió el marcador. 



Los de Sampaoli buscaron el empate, pero sin él, sin el 10, Messi pasó desapercibido primer y segundo tiempo, no fue para nada una amenaza para Croacia. 



Ante la ausencia del capitán, y el poco funcionamiento de jugadores como Acuna y Salvio, Sampaoli intentó con otras variantes como Dybala e Higuáin, en busca de un golpe individual que no conseguía con Messi, quien se mostraba con un pésimo rendimiento. 



Los argentinos comenzaban a ceder terreno, colectivamente se veían derrotados, solo una genialidad de su máxima figura podría salvarlos, y vaya que llegó una genialidad del 10... pero de Croacia, Luka Modric enganchó hacia la derecha al borde del área y marcó un golazó al 81. 



Allí apareció el 10 argentino, con gestos de lamento, sin poder hacer nada, sin siquiera rematar una vez al arco, siempre se mantuvo lejos de la portería rival. 



Con una derrota más que sentenciada, el tercero llegó para terminar la condena argentina, con gol de Ivan Rakitic en el tiempo agregado. 



Rusia es tal vez el escenario más oscuro para Messi, tratándose de su posible último Mundial, tratándose de tal vez su última oportunidad de alcanzar la Copa. Lionel Andrés Messi se convirtió en el gran ausente la noche en Nóvgorod.



No se me da a veces parece difícil de entender, pero es una realidad. 






PANORAMA









Noticias relacionadas

Sitio web desarrollado por: Hance & Pirela

Espacio disponible para publicidad

Espacio disponible para publicidad