03/05/2018 a las 03:09:56 PM | Regresar

Samadhi Zendejas, protagonista de la serie de Jenni Rivera: Sus hijos me dieron la aprobación

Samadhi Zendejas, protagonista de la serie de Jenni Rivera: Sus hijos me dieron la aprobación



Fuerza, fe y esperanza es lo que transmite la mexicana Samadhi Zendejas,  la actriz que  interpret a la cantante Jenni Rivera en la bioserie Mariposa de barrio, una producción de Telemundo y transmitida  en Venezuela por Televen



Cuando Samadhi Zendejas apenas era una adolescente comenzó a brillar por su participación en telenovelas infantiles como Atrévete a Soñar,  lograba cautivar por su   carisma,  convirtiéndose en el foco fijo de los productores en Estados Unidos, que querían tenerla en sus proyectos.



Alejada del ego, con un tono de voz tierno y con la emoción  de llegarle al público venezolano,  la  joven oriunda de Chiapas confesó detalles de su primer protagónico en la etapa adolescente de la Diva de la Banda.



—¿Se imaginó en algún momento representar a Jenni Rivera?



—¡No! estaba convencida de que el papel para el que estaba audicionando  era para  el de ‘Chiquis’, la hija de la protagonista, pero después del casting  me llamaron para decirme que había obtenido el  rol de Jenni  desde los 13 hasta los 27 años, realmente nunca me lo esperé. Como actriz fue todo un reto. 



—¿Llegó a conocer a Jenni Rivera?



—Fíjate que llegue a cruzármela en un estudio de televisión. En esos momentos, ella era ya muy popular en México. Hay mucha gente que la ama por allá, sobre todo en el norte.



—¿Qué tan difícil fue asumir el cambio físico para representar a la Reina de  Long Beach?



—Te lo cuento con toda la confianza, es la primera vez que menos me he gustado físicamente,   pues tuve que aumentar 18 kilos en cuatro  meses para poder interpretar y  parecerme a la Jenni de esa época. Usar pelucas, cero maquillaje durante las escenas. Todo fue un proceso, pero satisfactorio. Eso fue lo más fuerte.



—¿Cuál fue la escena más difícil?



—¡Híjole! Son escenas y temas muy fuertes que son muy delicados y que a cualquier mujer  nos duele. Me incluyo porque lo viví en la serie, cuando te sientes fea, con la seguridad por el suelo. Lo más difícil fue interpretar a una chica que quedó embarazada por primera vez a los 14 años y que fue después madre de tres hijos, cuando yo no he pasado en mi vida real por ninguna de esas circunstancias. Recuerdo que hay una escena en la que se me rompía la fuente  y yo me puse a gritar del dolor, hasta que gritaron “¡Corte!” y me explicaron que eso no dolía (risas)



—¿Estuvo en contacto con la familia real de Jenni?



—¡Siempre! La primera persona con la que hablé fue Rosi, la hermana de Jenni, quien  me ayudó muchísimo. Sus hijos Chiquis y Mickey, con los que me sigo escribiendo, me ayudaron también mucho para acercarme a la forma de hablar de su mamá, cuando terminamos de grabar me costó mucho quitarme el tono de voz de Jenni, recuerdo que me costó meses. Es todo un reto hacer de un personaje real, porque hay muchas comparaciones, pero le echamos ganitas para construir algo nuevo que respete los hechos originales y  que sea a la vez una historia innovadora.



—¿Siente que cumplió la meta?



—Sí, claro. Fíjate que en el estreno me toco sentarme al lado de Rosi, “Chiquis” y Mickey, ellos lloraron  muchísimo al ver las escenas de violencia. Cuando termina el primer capítulo, ellos me abrazan y me dicen que sabían que así tal cual su mamá vivió esos momentos. Para mí ese fue el mejor pago. El mejor pago fue tener este personaje.



—¿Fue complicado trabajar con su hermano dentro de la serie?



—(Risas) No, es la primera vez que actuamos juntos, a veces se ponía celoso y me decía: ‘Yo soy tu hermano y tengo más derecho sobre ti, atiéndeme primero a mí’ (risas). Fue algo muy especial, fue la primera vez que compartimos tanto tiempo. “Mariposa de barrio” llegó en un momento muy difícil para nosotros.



—¿Cree usted que interpretar a Jenni cambió su vida?



—Jenni es una inspiración para muchas mujeres, ahora mismo siguen dándose casos similares contra las mujeres por el simple hecho de ser mujeres, pero lo bueno de ella es que tuvo los ovarios suficientes para levantarse 200 veces después de caerse otras 200. Si ella pudo… ¿por qué nosotras no? 



—¿Qué mensaje le daría a su público? 



—Nunca, nunca hay que rendirse, a veces tenemos problemas, la solución es fácil y no la vemos, optas por quedarte en un lugar y no ser feliz. Pero, ¿ qué pasa si te atreves y luchas por ti?, por tu bienestar y por tu felicidad. Debemos seguir, insistir por lo que queremos, por lo que nos hace ser feliz.






Panorama

Noticias relacionadas

Sitio web desarrollado por: Hance & Pirela

Espacio disponible para publicidad

Espacio disponible para publicidad