11/04/2018 a las 09:09:01 AM | Regresar

5 cosas que no sabías de los gatos

5 cosas que no sabías de los gatos



Los gatos son una especie de felino doméstica que entró en la vida del ser humano hace más de mil años. Desde los homenajes faraónicos durante el antiguo Egipto hasta su uso en las cubiertas de los barcos para prevenir las enfermedades ocasionadas por la plaga, los gatos han sido un aliado fundamental en el desarrollo de la especie humana y de su tránsito por la historia



Afiliados por motivos primeramente prácticos -la caza de ratas para evitar la pérdida de cosechas, por ejemplo-, eventualmente el gato se convertiría en una mascota con características más emotivas que otra cosa dentro de los hogares occidentales. Por ello, y porque sabemos la importancia que tendrá tu mascota en tu hogar, he aquí 5 curiosidades que probablemente no sabías de los gatos.



Los sentidos del gato



El gato posee sentidos del olfato y vista 14 veces superior al del ser humano. En el ámbito del oído, el gato puede oír 2 octavas más agudas que nosotros. Esto significa que aunque en su capacidad de recibir ruido es similar, tiene mayor capacidad para recoger sonidos mínimos e insignificantes del entorno.



Es por ello que resulta tan difícil sorprenderlos y darles sustos, ya que frecuentemente ya han percibido sobradamente una presencia extraña mucho antes de poder verla o sentirla. Este singular sentido del oído le sirve al gato para cazar seres de pequeñísimas dimensiones, como ratones o insectos, pues resulta muy complicado que estos puedan moverse sin darle al gato indicativos de su presencia.



Tienen formas de comunicarse contigo



Los gatos, como los perros, tienen sistemas de comunicación diferente tanto para hablar entre ellos como para comunicarse con sus dueños. De hecho, la palabra “dueño” no es, quizás, la más adecuada para describir la percepción que tiene el felino sobre el ser humano, pues la psicología del animal lo lleva a grados de independencia formidables en relación, especialmente, al mejor amigo del hombre, los perros.



A pesar de ello, los gatos tienen diversas maneras de mostrarse curiosos, comprensivos, cariñosos e interesados con su dueño. Algunas de estas formas pueden resultarle desagradables al dueño, pero con un poco de paciencia pueden acabar siendo comprensivas con ellas.



Los ronroneos y frotaciones entre las piernas del dueño son, de todas, las formas más conocidas de aprobación e interés de un gato con su dueño. Por otro lado, si un gato decide cazar un animal y llevárselo al dueño, no debería ser percibido por éste con desagrado o reprobación, ya que el animal está mostrando afecto de esta manera.



Los gemidos o refunfuños son muestra de molestia o incomodidad.



Los gatos mudan de pelaje constantemente



Los gatos están constantemente renovando su pelambre, para lo cual normalmente estimulan dándose largos y constantes baños. Por esta razón, los gatos dejan mucho pelaje en todo el hogar, además de “comerse” su propio pelo. Esto les genera bolas de pelos en el sistema digestivo que deben regurgitar, a menudo sirviéndose de hierbas silvestres que ellos mismos buscarán para facilitar su expulsión.



Los gatos necesitan comer verduras



A pesar de ser animales mayoritariamente carnívoros, para que un gato pueda tener una vida totalmente saludable necesitará, eventualmente, el consumo de algún tipo de vegetales.



Esto se debe a que hay bases nutritivas que los gatos no pueden obtener únicamente del consumo de carnes, especialmente de las que son de origen marino. Entre los lugares vegetales donde el gato puede obtener nutrientes significativos están zanahoria, los guisantes, la alubia verde, la calabaza o el calabacín, hierbas naturales.



Un dato curioso al respecto de esto es que el gato, por sí solo y de manera instintiva, comerá este tipo de alimentos. Muchos dueños se extrañan al ver la receptividad que los gatos suelen tener a la hora de comer vegetales, ignorando que esto forma parte de su ciclo natural.



Hay más de 50 razas



Los gatos tienen casi la misma variedad de razas que los perros, donde destacan los siameses, angoras, persas, escoceses, entre otros. La variedad es tal que no sólo se los puede encontrar de orejas caídas y cola larga, sino también hay curiosas razas con el de Mann, gatos que carecen de cola y en su lugar tienen una pequeña protuberancia similar a la de un conejo.






PANORAMA

Noticias relacionadas

Sitio web desarrollado por: Hance & Pirela

Espacio disponible para publicidad

Espacio disponible para publicidad