02/04/2018 a las 04:17:55 PM | Regresar

Si tienes el hábito de crujirte los nudillos mira cómo ocurre

Si tienes el hábito de crujirte los nudillos mira cómo ocurre



Durante las últimas décadas los científicos han debatido acerca de cuál es la verdadera causa detrás del sonido o “pop” que hacen los nudillos al crujirlos. Usando simulaciones por computadora (o modelos de simulación), un equipo de investigadores de Francia podría haber encontrado la respuesta.

Según explican los investigadores en su estudio, publicado en Scientific Reports, el sonido de los nudillos al crujir es ocasionado por una “burbuja que colapsa en el fluido sinovial de las articulaciones matacarpofalángicas durante una liberación articular”. Dicho de otro modo, es el sonido que producen burbujas de gas microscópicas que estallan dentro de las articulaciones de los dedos. Otros científicos habían propuesto esta teoría por primera vez hace casi 50 años, pero el nuevo estudio utilizó una combinación de experimentos de laboratorio y una simulación por computadora para dar más fuerza a la teoría.

Puede que parezca extraño, pero los científicos llevan investigando esta peculiaridad corporal desde inicios del siglo XX y todavía no han logrado llegar a un consenso sobre cuál es la causa del sonido. El debate es el resultado de evidencia poco convincente obtenida en experimentos y la dificultad de ver el proceso mientras sucede, dado que todo el fenómeno se desarrolla en apenas unos 300 milisegundos. Sin embargo, los científicos sí se han puesto de acuerdo en que no todas las personas son capaces de crujirse los nudillos, no todos los dedos producen el sonido de “pop” y que tienen que pasar alrededor de 20 minutos para que puedas volverlos a crujir.

Para entender el proceso mejor, los investigadores V. Chandran Suja y Abdul Bakarat, de la École Polytechnique de Francia, usaron representaciones geométricas de las articulaciones matacarpofalángicas en las que ocurre el pequeño “estallido”, y las convirtieron en ecuaciones matemáticas para crear simulaciones por computadora del proceso de crujir los nudillos. Es decir, simulaciones por computadora que revelan lo que sucede en nuestros dedos justo antes de escuchar el “pop”.

“El modelado matemático es muy útil porque crear imágenes [en tiempo real] no es lo suficientemente rápido para capturar este fenómento”, Bakarat dijo a Gizmodo. “Otra ventaja del modelado es que permite variar un parámetro a la vez y, por tanto, determinar qué parámetros son realmente importantes para entender el comportamiento. De este modo encontramos que el parámetro que tiene más efecto en el sonido generado al crujir los dedos es la fuerza con la que tiras del nudillo. Sin embargo, qué tan rápido lo crujes, la geometría del nudillo y la viscosidad del fluido (que cambia con la edad) no tienen un gran efecto”.

Los modelos revelaron que cuando la articulación es sometida a una cierta cantidad de estrés, los cambios de presión en el fluido de la articulación ocasionan el colapso de las burbujas de gas microscópicas dentro del fluido sinovial.

Esta teoría fue propuesta por primera vez por científicos de la Universidad de Leeds, en Inglaterra, en el año 1971. Pero en el año 2015 un estudio publicado en PLoS One por el investigador Greg Kawchuk, de la Facultad de medicina de rehabilitación de la Universidad de Alberta, en Canadá, usó imágenes de resonancia magnética para revelar que las burbujas de gas permanecen en el fluido incluso después de crujir los nudillos. Según el equipo de Kawchuk, el sonido no es ocasionado por burbujas que estallan sino por burbujas que cambian repentinamente su tamaño.

Pero como revelaron Suja y Bakarat, esta contradicción no desmiente su teoría. Según sus modelos, solo hace falta que estallen algunas burbujas para producir el sonido de “pop”, lo que explica por qué todavía se pueden ver burbujas después de crujir el nudillo. Para probarlo los investigadores grabaron el sonido de los nudillos crujiendo de tres sujetos de pruebas, y compararon sus ondas acústicas con las ondas producidas matemáticamente por la simulación.

El resultado es que son extremadamente similares, lo que sugiere que el modelo de Suja y Bakarat es una representación precisa de los nudillos al crujir, y que las burbujas explotando sí son la causa del sonido.

En cuanto a las limitaciones del estudio, Bakarat dijo que su equipo hizo una serie de suposiciones, incluyendo la presencia de una sola burbuja, que la burbuja sea perfectamente esférica, que la articulación tenga una forma ideal o una forma común, y más. “Una limitación real del estudio es que no modelamos la formación de la burbuja en el líquido sinovial, solamente su estallido”, mencionó. “Este trabajo podría, en el futuro, extender el modelado para incluir la fase de formación de la burbuja”.

Greg Kawchuk, autor principal del estudio de 2015, dijo que Suja y Bakarat “deberían ser felicitados” por diseñar un modelo matemático de una burbuja teórica. El investigador cree que es interesante que otro fenómeno podría estar involucrado en el sonido más allá de su propia investigación, pero también cree que el nuevo estudio no resuelve por completo el misterio de sonarse los nudillos.

“En primer lugar debo hacer énfasis en que el trabajo presentado en este estudio es un modelo matemático que no ha sido validado por la experimentación física. No sabemos si esto es lo que ocurre en la vida real”, Kawchuk dijo a Gizmodo. “En segundo lugar, aunque los autores del estudio demostraron que el sonido teórico producido por una burbuja teórica era similar al sonido real que producen los nudillos al crujir, no probaron las circunstancias opuestas al preguntarse: ¿qué acústicas podrían generarse de la formación de burbujas?”

Y esto es un buen punto, uno que el mismo Bakarat reconoció como una limitación de su investigación. Quizás la formación muy rápida de burbujas podría producir un sonido similar, pero el estudio no lo consideró.

“El impacto de este nuevo estudio se ve disminuido al haber investigado solo una posibilidad (el colapso de una burbuja ya formada) sin tener en cuenta otros fenómenos, como la formación de burbujas o el colapso múltiple, además de la emisión de grandes volúmenes de gas en la articulación después de producirse el sonido que ya ha sido visualizado por muchos investigadores”, afirmó Kawchuk.

Este tema podría parecer trivial, como comenta Kawchuk, pero el investigador cree que tiene potencial para la atención médica, dado que podría revelar nuevas ideas para preservar la salud de las articulaciones y la movilidad articular a causa de enfermedades y el envejecimiento.

En cuanto a si crujirse los nudillos es malo para la salud, el nuevo estudio no habla de eso (y ni Bakarat ni Kawchuk quisieron opinar al respecto). Pero en el año 2015, Robert D. Boutin de la Universidad de California, publicó una investigación que revelaba que el hábito no produce inmediatamente dolor, hinchazón ni discapacidad en los que acostumbran a sonarse los nudillos, ni en aquellos que rara vez lo hacen. Boutin también comentó que “se necesitan más investigaciones para evaluar cualquier riesgo a largo plazo, o beneficio, de sonarse los nudillos.”

 

Así que si disfrutas de sonarte los nudillos probablemente no debes preocuparte de contraer artritis ni nada de eso, solo toma en cuenta que muchos de los que no se crujen los nudillos consideramos ese hábito repugnante. Por favor, deja de hacerlo.  



Noticias 24

Noticias relacionadas

Sitio web desarrollado por: Hance & Pirela

Espacio disponible para publicidad

Espacio disponible para publicidad