21/12/2017 a las 10:18:36 AM | Regresar

Si necesitas recordar algo, ¡escucha con tu oído derecho!

Si necesitas recordar algo, ¡escucha con tu oído derecho!



La luz, los colores y, también, los sonidos nos guían. Es por eso que cada vez que nos llaman por teléfono –o desde el extremo opuesto de una habitación– movemos la cabeza hasta localizar a la persona u objeto. Ahora bien, si lo que de verdad quieres es recordar las cosas, la ciencia sugiere que debes tratar de escuchar con tu oído derecho. ¿Te parece curioso? Continúa leyendo y descubre la razón.

No importa si eres diestra o zurda, naturalmente toda la información que llega desde el lado derecho pasa directamente hacia el hemisferio izquierdo del cerebro. Esto, aunque puede ser algo confuso, representa una ventaja; ya que esta región es la que procesa el lenguaje y controla las memorias más importantes.

Escuchar con tu oído derecho ¡más beneficios!

¿Qué sucede si las conversaciones, canciones y demás las captamos con nuestro oído izquierdo? Pues que se encuentra en la locación incorrecta y, en consecuencia, tendrá que recorrer un camino más largo. Si bien todo lo descrito ocurre en fracciones de segundos, hay ciertas diferencias que se perciben.

Para llegar a esta conclusión, un grupo de científicos de la Universidad Auburn, en Estados Unidos, realizaron un estudio simple. Los jóvenes y adultos que participaron tenían que resolver complejos tests de memoria; pero hubo una mejoría de hasta el 40% cuando escucharon por su oído derecho.

Aunque esta prevalencia ya era conocida, se pensaba que desaparecía alrededor de los 13 años de edad. Sin embargo, esta investigación muestra lo contrario. “Al no tener de decodificarlo y re-codificar la información en el cerebro, el acceso y retención es mucho más rápida”; así lo explica la Dra. Sophie Scott, profesora de Ciencia Cognitiva en el University College London.

 
 
 
 
YVKE

Noticias relacionadas

Sitio web desarrollado por: Hance & Pirela

Espacio disponible para publicidad

Espacio disponible para publicidad