06/12/2017 a las 02:38:02 PM | Regresar

Conoce dos consecuencias de la distracción en el aprendizaje de los niños

Conoce dos consecuencias de la distracción en el aprendizaje de los niños



Los niños viven en un entorno lleno de mucha información, novedades y estímulos, es por eso que en su proceso de adaptarse al ambiente, conocer, tocar, jugar y estudiar, siempre encontrarán algo más que pueda llamar su atención. Es común que como padre o docente te encuentres con pequeños que no empiezan sus actividades, no prestan atención, ni se concentran.


Hoy te presentamos dos consecuencias de la distracción en el buen aprendizaje de los niños, y así con tiempo podrás ayudar como padre y docente a mejorar su rendimiento y desarrollo. 



¿Cuáles son las consecuencias si se distraen mucho?



Intelectuales: Cuando los niños no logran estar concentrados, no podrán adquirir nuevos conocimientos, ni se desempeñarán mejor en su entorno. No prestar la atención debida traerá dificultades cuando deban ejercitar su memoria, atención, comprensión e inteligencia.  No aprenderán a leer, escribir, sumar y restar; copiar, resolver sus tareas, y hacer sus deberes debido a los factores en el entorno que le impiden prestar atención.



Académicas: La falta de atención para escuchar las lecciones, charlas educativas y clases, provocan la consecuencia de ineficiencia intelectual. Se retratarán, porque no sabrán resolver sus actividades iniciales, ni progresar en otras. En estos casos, deberán quedarse en el mismo nivel hasta que resuelvan manejar la distracción y alcancen las metas escolares.



¡Presta atención papá y mamá!


Si notas que tu enérgico pequeño es muy distraído, debes buscar ayuda psicopedagógica, pues el experto acompañará a tu niño a concentrarse, a través de actividades recreativas, y además le dará toda la atención que necesita para mejorar su enfoque.


 Es recomendable que lo lleves una vez por semana con el psicopedagogo.



¡Importante!


No todos los niños dejan de hacer sus deberes y tareas porque están distraídos, a veces, tienen problemas en la vista, y no pueden observar bien a la pizarra, o las copias de los libros al cuaderno.


En otros ocasiones tienen problemas auditivos y como no escuchan bien, se les hace más difícil entender lo que deben hacer.



Es importante que primero se conozca si el niño no presenta ningún problema de salud física que impida su desempeño.



¡Si acompañas a tu hijo, mejorará su concentración! ☻





PANORAMA


Noticias relacionadas

Sitio web desarrollado por: Hance & Pirela

Espacio disponible para publicidad

Espacio disponible para publicidad