22/11/2017 a las 12:13:44 PM | Regresar

Sentencian a cadena perpetua al “carnicero de Bosnia”

Sentencian a cadena perpetua al “carnicero de Bosnia”


Estuvo prófugo de la justicia durante 15 años. Pero, finalmente, este miércoles, Ratko Mladic, "el carnicero de Bosnia", recibió su sentencia.


Fue hallado culpable por el Tribunal Penal Internacional para la antigua Yugoslavia (TPIY) de 10 de los 11 cargos en su contra, incluyendo genocidio y delitos contra la humanidad por la muerte de más de 8.000 hombres y niños.

Mladic, de 74 años, fue sentenciado a cadena perpetua y hallado culpable de genocidio, exterminio, asesinato y traslado forzado, entre otros delitos.

En el fallo, leído por el magistrado Alphons Orie, se anotó que: “Esta corte observó que las muertes de las que se responsabiliza al acusado fueron crímenes contra la humanidad y muchos de ellos se pueden calificar de brutales”.

 

El tribunal concluyó que Mladic “compartía la intención” y “el objetivo criminal” de exterminar a los musulmanes de Bosnia y de llevar adelante la masacre de Srebrenica.

La lectura del fallo fue interrumpida durante unos 40 minutos debido a una “crisis de hipertensión” de Mladic, según médicos citados por su abogado defensor, quien pidió un aplazamiento de la audiencia.

Sin embargo, Orie decidió seguir adelante con el fallo, ante lo cual Mladic se paró e insultó a gritos a los jueces en serbio.

El magistrado ordenó al personal de seguridad que retirase al exgeneral de la sala y lo trasladara a otra para escuchar su sentencia.

Mladic, de 74 años, saludó a sus abogados defensores al inicio de la audiencia. El tribunal desestimó los atenuantes que había pedido su defensa, incluyendo “capacidad mental disminuida” y estado de salud delicado.

Durante la lectura del fallo se hizo un recuento de los delitos cometidos por las fuerzas bosnias al mando de Mladic, en la que se describió su indolencia y violencia.

Y es que al “carnicero de Bosnia”, como también se le conoce, muchos lo consideran uno de los generales más despiadados de la guerra de Bosnia. Fue comandante de las fuerzas serbobosnias durante el conflicto que desangró los Balcanes entre 1992 y 1995.

Mladic fue uno de los principales responsables del sitio de 44 meses a la ciudad de Sarajevo, y es recordado ante todo por la masacre de Srebrenica, la peor en Europa desde la Segunda Guerra Mundial.

Las víctimas de la masacre de Srebrenica tenían entre 12 y 77 años.

Cerca de 8.000 hombres y niños de la localidad musulmana de Srebrenica fueron separados de sus esposas, hermanas y madres y asesinados a tiros en 1995 por las fuerzas de Mladic.

A pesar de ello el excomandante es visto aún por muchos serbobosnios como un patriota y un héroe. Más de 20 años después de la guerra de Bosnia, todavía divide a los grupos étnicos traumatizados por el conflicto.

¡Quemen sus cerebros!

Junto al ya convicto Radovan Karadzic, exlíder político de los serbobosnios, Mladic simboliza la campaña de limpieza étnica conducida en forma implacable contra croatas y bosnios musulmanes.


Mladic junto a Radovan Karadzic, exlíder político serbobosnio. El año pasado Karadzic fue hallado culplable de genocidio y sentenciado a 40 años de prisión.

“Cientos de miles de ciudadanos no serbios fueron expulsados de sus hogares en una campaña brutal que buscaba crear un Estado serbio puro en Bosnia y Croacia”, señaló el periodista de la BBC Alan Little, que cubrió el conflicto.

Se estima que cerca de 100.000 personas murieron y más de 2,2 millones fueron desplazadas durante la guerra de Bosnia.

El desprecio de Mladic por las víctimas civiles de la guerra es evidente en algunas de las ordenes que se le atribuyeron durante el asedio a Sarajevo: “¡Quemen sus cerebros!”, “¡Que sean bombardeados hasta que enloquezcan!”, son algunas de las instrucciones que habría dado a sus soldados.


 
Mevludin Oric, superviviente de la matanza de Srebrenica, recuerda cómo vivió los hechos.

Tragedia personal

La motivación aparente de Mladic durante la guerra fue principalmente el nacionalismo serbio, según Little.

“Vio el conflicto como una oportunidad para vengar cinco siglos de ocupación por parte de musulmanes de origen turco”, señaló el periodista de la BBC.

Tras su arresto en 2011, Mladic quiso visitar una vez más la tumba de su hija Ana en Belgrado antes de ser extraditado. Ana, de 23 años, se mató con un arma de su padre.

“Y por eso se refería a los bosnios musulmanes en forma despectiva como turcos”.

Pero la severidad de Mladic también obedeció en parte a motivos personales. Un año antes de la masacre de Srebrenica en 1995, su hija Ana, estudiante de medicina de 23 años, se mató de un disparo con un arma de Mladic en Belgrado.

 

Algunas versiones de la época afirmaron que no fue un accidente, y que Ana se suicidó al saber de las atrocidades cometidas por las fuerzas comandadas por su padre.

Cualquiera sea la verdad, la muerte de Ana endureció aún más el carácter de Mladic, según relatos de personas cercanas.

Algunas versiones afirman que fue después de la muerte de Ana que el militar se volvió más violento. Mladic nunca aceptó el supuesto suicidio de su hija y siempre afirmó que había sido asesinada por sus enemigos.

DA

Noticias relacionadas

Sitio web desarrollado por: Hance & Pirela

Espacio disponible para publicidad

Espacio disponible para publicidad