17/11/2017 a las 02:01:00 PM | Regresar

La llegada del hijo

La llegada del hijo



Nada hay en esta vida que nos cambie tan profundamente como el tener un hijo. Puede que no al principio, pero seguro que, al poco tiempo, cuando vamos siendo conscientes de la realidad de lo que representa, vayamos saliendo despedidos del centro del universo para ir colocándolo a él o a ella, y darnos cuenta de que siempre fue así, que solo le estábamos guardando su lugar



A partir de este momento, en todo lo que hacemos o pensamos, nuestros hijos tienen una parte representada, algo que decir, aunque solo balbuceen, ellos demandan su lugar y su opinión en cada decisión que debamos tomar, ya no estamos solos, ahora hay que contar con ellos.



Nuestras expectativas sobre lo que ha de venir con un hijo comienzan con la noticia del embarazo. La mayoría nos quedamos bloqueados al tratar de imaginarnos cómo será, qué aspecto tendrá, niño o niña… y en la necesidad de darle una forma coherente a nuestro futuro hijo y comenzar a dotarlo de personalidad, recurrimos a la salvación de ponerle nombre. Con esta acción comenzamos a darle sentido de realidad a lo que está por llegar y es todo un misterio.



Es por esto que los nombres cobran en un principio tanta importancia, tardamos tanto en decidirnos por el correcto, queremos acertar con algo que es del todo impredecible. Queremos nombres bonitos para bebés, pero debemos pensar que crecerá, y que el nombre también debe ser adecuado para niños o niñas más mayores.



Si no te decides, cosa bastante comprensible, puedes recurrir a la web referenciada en el párrafo anterior para conocer significados de nombres y ponerle uno apropiado, no solo por la sonoridad al pronunciarlo, sino también por lo que significa y representa.



Y es que cada vez hay más personas que no quieren que sus hijos se llamen como sus padres o familiares, sino que tenga el suyo propio, que no haya posibilidad de confusión cuando se trate de llamarlos o de hablar de él o con él. Eliminar las referencias cercanas para que pueda desarrollarse sin el peso de compararse con un padre o madre por su propio nombre.



Las preocupaciones antes de su nacimiento



Si acertar con el nombre perfecto es un quebradero de cabeza, el periodo de embarazo representa para muchos un auténtico suplicio, un temor constante, una continua deriva entre la alegría y el miedo, y es que cada día que avanza puede provocarnos sustos y alegrías por igual.



La maternidad es una de las grandes experiencias de la vida, y para que podamos saber apreciarla y disfrutarla desde el primer momento, desde el embarazo, lo ideal es que nos informemos sobre todo lo que concierne a las embarazadas con la información que podamos recoger, tanto de literatura especializada como de blogs embarazo en Internet.



Estar informados, tener los conocimientos adecuados, provenientes de fuentes fiables como el blog recomendado, nos hace más fuerte a la hora de afrontar inseguridades, dolencias o algún tipo de problemas, así como nos tranquiliza cuando sentimos algún dolor o afección y sabemos qué es y de dónde proviene.



Como introducción debes saber que el embarazo se divide en tres trimestres, cada cual suele durar algo más de 13 semanas y que el tiempo del embarazo se mide según la edad gestacional, la cual comienza el primer día del último periodo menstrual.



Si no se recuerda cuando dio comienzo el último periodo, se podrá determinar al principio del embarazo con el uso de un ultrasonido. A partir de ese día, el primero del último periodo menstrual, se considera que comienza el embarazo, o sea, de 3 a 4 semanas antes del embarazo propiamente dicho, y aunque consideramos que este suele durar 9 meses, un embarazo a término se extiende a lo largo de 40 semanas, casi 10 meses.



La vida por delante



Durante este tiempo de espera estaremos preparándonos para su llegada, adecuando la casa para el nuevo inquilino, estudiando y formándonos teóricamente como padres, siempre que sea el primer hijo, si no ya tendremos experiencia y trataremos de no cometer los mismos errores que cometimos con nuestro primogénito. Así mismo, si este es el caso, debemos ir educando al o a los hermanitos de la llegada del nuevo miembro familiar.



Para todos los miembros de la familia la llegada de un nuevo vástago tiene que ser una fiesta, algo que será motivo de alegría para los años venideros y que, por tanto, se guardará en nuestros recuerdos como un hito en nuestras propias vidas.



En el futuro recordaremos este día con la celebración de su cumpleaños, y será entonces cuando adquiera el verdadero valor de esta celebración tan tradicional y popular. Es el momento de utilizar los mensajes de cumpleaños más bonitos y enternecedores, las frases de cumpleaños más emotivas o divertidas, según nuestra propia sensación y sensibilidad.



Cada año será un logro que celebrar, una alegría que añadir al paso del tiempo. Las sensaciones y vivencias que viviremos como padres, viendo crecer a nuestros retoños, son experiencias únicas que no se pueden ni se deben expresar, pues quedan para el verdadero sentir como padres. Y en estos días concretos, vendrán en tropel a nuestra memoria para saborear un año más la alegría de tener a nuestros hijos cerca de nosotros.



El inexorable paso del tiempo, que ha de servir para fortalecer la unión entre padres e hijos, para aumentar día a día la comunicación y la comprensión entre ambos, ser tabla de náufrago para los días difíciles.




Aprender constantemente uno del otro en cada momento, pues ambos son nuevos en esta labor, uno en el papel de hijo y otro en el papel de padre o madre. Ambos son y serán siempre novatos en este capítulo de la vida.





Los padres aprenderán a crecer dentro de sus propios hijos, y las victorias y alegrías que consigan serán las propias. Pero la felicidad permanente, que proviene de la observación diaria del progreso y crecimiento personal de cada uno de ellos, será íntima y personal. El orgullo de ser padre es como el amor hacia sus propios hijos;  no tiene medida y tampoco límites.





PANORAMA

 

 

Noticias relacionadas

Sitio web desarrollado por: Hance & Pirela

Espacio disponible para publicidad

Espacio disponible para publicidad