10/11/2017 a las 09:16:56 AM | Regresar

Osniel Madera fue la brújula de los Tigres de Aragua en victoria sobre Tiburones de La Guaira

Osniel Madera fue la brújula de los Tigres de Aragua en victoria sobre Tiburones de La Guaira



Buddy Bailey, manager de Tigres de Aragua, buscaba la velocidad que le permitiera terminar con la paridad impuesta por el dominio del pitcheo, por eso ordenó que José Vargas, el colíder de cuadrangulares de la temporada, se sacrificara con un toque.



Engelb Vielma entró a correr por Alberto Callaspo en el noveno inning. Todo salió bien en el plan bengalí, incluso el turno de Osniel Madera.



El cubano conectó un rolling difícil al campocorto que hizo exigir a Heiker Meneses -para ese momento había corredores en primera y segunda base, con dos outs en la pizarra. El torpero le llegó a la bola, mientras que Vielma no paró nunca de correr desde la intermedia. El tiro a la inicial no pudo ser controlado por José “Cafecito” Martínez y, cuando este reaccionó, los rayados ya celebraban el triunfo: habían dejado en el terreno a los Tiburones de La Guaira, 1 a 0, en el Estadio José Pérez Colmenares de Maracay.



Aunque el lauro fue para el zurdo Víctor Gárate, el duelo de pitcheo tuvo como protagonistas a Freddy García y Junior Guerra, abridores de aragüeños y litoralenses, respectivamente.



“El Torpedo”, como es conocido el experimentado pitcher de 41 años de edad, dominó a los adversarios durante 5.1 capítulos, en los que ponchó a cinco salados y aceptó tres inatrapables. Su efectividad bajó a 2.18.



“Lo importante de todo esto es que ganamos, era algo que necesitábamos”, dijo García, haciendo referencia a las tres derrotas consecutivas que había sufrido la manada de la Ciudad Jardín. “Ataqué a los bateadores, estuve encima de ellos, sin fallar las esquinas que es mi fuerte”, agregó en la transmisión de la televisora IVC.



García pudo ver como los relevistas Alberto Baldonado, Yohan Pino y Gárate realizaban trabajos dignos de los ceros que había dejado. Es algo que no se perdió en ningún momento.



“Uno termina de lanzar, hace los ejercicios que debe y sale a apoyar al equipo”, comentó. “Fue algo súper emocionante. El pitcheo estuvo excelente. Gracias a Dios me he mantenido sano y debo tratar de seguir haciendo mi trabajo”, dijo a Prensa LVBP.



Por la causa salada, Guerra tuvo problemas con su control, al dar tres bases por bolas, pero logró dominar las situaciones para no permitir carreras en los 4.0 episodios que tuvo en el montículo. A pesar de que el hit decisivo lo permitió Dustin Antolin, la derrota recayó en el zurdo John Anderson, a quien se le cargó la única rayita del encuentro.


N24

Noticias relacionadas

Sitio web desarrollado por: Hance & Pirela

Espacio disponible para publicidad

Espacio disponible para publicidad