16/09/2017 a las 11:14:04 AM | Regresar

Hace 44 años fue asesinado el músico y activista político chileno Víctor Jara

Hace 44 años fue asesinado el músico y activista político chileno Víctor Jara



Víctor Lidio Jara Martínez, conocido mundialmente como Víctor Jara, fue un músico, cantautor, profesor, director de teatro, activista político, militante del Partido Comunista de Chile y embajador cultural del Gobierno del presidente de Chile, Salvador Allende




Fue torturado y asesinado el 16 de septiembre de 1973.




Tras el golpe de Estado que derrocó a Salvador Allende, Jara tomó junto con otros estudiantes la Universidad Técnica del Estado en Santiago.




El Ejército asaltó las instalaciones y lo llevó prisionero junto al resto del grupo al estadio Nacional de Chile, que años más tarde fue rebautizado con el nombre de “Víctor Jara”.




Las investigaciones apuntaron al exteniente chileno, Pedro Barrientos, como el culpable del asesinato de Jara.




Este oficial supervisó la detención del cantautor. Los soldados bajo su dirección le vendaron los ojos; lo esposaron, interrogaron y golpearon para castigarlo por sus creencias políticas y su apoyo al presidente Allende.




Sin embargo, antes de ser asesinado, con su cuerpo ensangrentado pidió un lápiz y un papel y escribió su último poema “Somos cinco mil”. Pasó la nota a uno de sus compañeros que logró esconderla en uno de sus calcetines, mientras veía como su amigo era arrastrado por los militares, siendo aquella la última vez en verlo con vida.





A Víctor Jara le cortaron los dedos, la lengua y le machacaron las manos, para que no pudiera tocar más su guitarra, ni trovar por los chilenos.





Su cuerpo apareció al lado de otros cinco cadáveres, deformado, con 44 impactos de bala, tal y como señala el informe médico.




Una vez finalizados los estudios forenses, en noviembre de 2009, se hizo un acto en su honor, del 3 al 5 de diciembre, en la sede de la Fundación Víctor Jara, donde permanecieron sus restos mortales, y posteriormente recibieron sepultura en el Cementerio General de Santiago de Chile, en una procesión fúnebre que congregó a más de 12 mil personas.





A diferencia del entierro, prácticamente clandestino, llevado a cabo en 1973.





VTV

Noticias relacionadas

Sitio web desarrollado por: Hance & Pirela

Espacio disponible para publicidad

Espacio disponible para publicidad