17/05/2017 a las 12:42:42 PM | Regresar

Venezolana Andreina Carvo no cree en límites

Venezolana Andreina Carvo no cree en límites


Ganadora del premio ATI, se prepara para participar en septiembre en el Festival Monologando Ando 2017 en Nueva York


 Hace tres años decidió llevarse todo lo aprendido en el país en dos maletas y probar suerte artística, primero en Miami y ahora en Nueva York, donde reside desde 2016. No sin antes haberse curtido en escenarios nacionales. Egresada de la escuela de teatro Luz Columba de Caracas, la actriz Andreina Carvo probó primero las mieles de la televisión y luego del cine.



En la pantalla chica se le vio casi en seguidilla en producciones dramáticas de Venevisión como Harina de otro costal”, “La viuda joven”, “Mi ex me tiene ganas” y “Corazón Esmeralda”, y a principios de 2014 gracias a un casting que asistió en La Villa del Cine, tuvo la oportunidad de coprotagonizar su primer largometraje: “Allende en su laberinto”, una coproducción chilena-venezolana dirigida por Miguel Littín (Chile, 1942) que se vio el año pasado en diversas salas del país, donde compartió con actores de la talla de Antonio Delli, Juvel Vielma, Roque Valero, Carlos Camacho y Carlos Cruz, entre otros.


Con esa experiencia acumulada, ya instalada en la Gran Manzana, participó en el Festival de Teatro Hispano en el Comisionado de Cultura Dominicano junto a las actrices españolas María Fontanals y Maite Uza, pero bajo un texto de una compatriota: la comedia “Ni tan divas ni tan muertas” de Indira Páez, actuación por la cual se ganó el premio teatral ATI (Artistas de Teatro Independiente) en su edición de 2017, como Actriz Revelación del año.



-¿Qué ha significado el premio ATI en su vida y carrera?



-Ya han pasado varias semanas de la premiación y del “shock” que generó en mí. Pero ya puedo afirmar que con este galardón no siento que llegué, más bien es una reafirmación a mis sueños y la prueba firme de que apenas mi compromiso artístico y mi carrera actoral están por comenzar. Haberlo ganado me ha impulsado a adentrarme más en mis estudios de inglés, para probarme que puedo ir por más, por hacerla en grande en otros escenarios más grandes y otro idioma, como otras latinas que han triunfado acá en cine y teatro profesional, me sirvió para enfocarme en eso.



-De los personajes que hizo en TV, ¿Cuál recuerda con más cariño?



-La detective que hice en “Mi ex me tiene ganas” fue el más exigente por estar involucrado directamente en la trama principal de descubrir quién era el asesino en serie de la historia, además me hizo acreedora de mi primer premio actoral a nivel nacional. Pero también el otro que hice bajo la pluma de Martin Hahn en “La viuda joven”: Sandra Reverón, una chica bien dark encargada de los delitos informáticos también tras la pista de la “viuda”, me sentía como si trabajara en “CSI” y creo que el escritor fue pionero en ese sentido pues ahora lo cibernético está muy de moda en todos los sentidos.



-¿Qué es lo que más recuerda de su incursión en el cine bajo la dirección del chileno Miguel Littín?



-Primero el trabajar con él,no sólo por venir de una cultura distinta a la de nosotros y de otra forma de hacer cine, es un director muy meticuloso con sus actores y perfeccionista. Pero nunca olvidaré cuando me entrevisté la primera vez con él antes de rodar, pues yo había quedado en un rol de elenco por mi audición en La Villa del Cine, y él me mandó a improvisar una escena, yo hice una muy dramática que tenía fijada de la película “Precious”, y luego me dio otro papel de policía. Yo pensé que me había dado uno menor y estaba bien trise, hasta que en la prueba de vestuario el productor venezolano me dijo que todo lo contrario, que me había dado uno de más peso, el de una funcionaria de la guardia militar que estaba implicada en atentado hacia Salvador Allende, ¡yo no me lo podía creer!



Sobre sus proyectos futuros, Andreina confiesa que sigue enfocada en perfeccionar su inglés con miras a incursionar en el mercado estadounidense. “No es un mercado fácil, lo sé. Pero soy una persona de retos y no creo en límites. Si sueñas algo, depende de ti hacerlo realidad”.



Además de esto, no descuida las tablas y ya se prepara para volver al teatro: ”En septiembre próximo se celebra el Festival Monologando Ando en Nueva York y voy a participar con un unipersonal llamado “Mi nombre es”, escrito por Mariely Alcalá Ortega.






ÚN


Noticias relacionadas

Sitio web desarrollado por: Hance & Pirela

Espacio disponible para publicidad

Espacio disponible para publicidad