05/05/2017 a las 02:01:50 PM | Regresar

 Caldo Gallego, suculenta receta que llegó a América

Caldo Gallego, suculenta receta que llegó a América



El caldo gallego es un caldo originario de la región de Galicia, en el norte de España, y durante muchos años fue la fuente principal de sustento de esta región fundamentalmente rural.

En el siglo pasado, el 75% de la población de Galicia era agrícola y vivía fuera de los centros de las ciudades o pueblos, así que su fuente principal de comida era lo que producían sus propios huertos y granjas.

Esto quiere decir que la receta variaba de sitio a sitio, de casa a casa, dependiendo de los que cultivaban. Esto también sigbifica que, si quieres preparar este plato hoy, puedes usar cualquier ingrediente que encuentres. sin embargo, te recomendamos que prestes atención a la temporada y los vegetales propios de ella.

El caldo gallego ha tenido muchos ingredientes distintos a lo largo de la historia, pues dependían fundamentalmente de las verduras disponibles en la huerta de cada casa o granja esa temporada. A lo mejor algunas familias tenían suficiente dinero para comprar otros productos, pero la mayoría no y los productos animales eran usados en celebraciones u ocasiones más especiales, pero no para el día a día. Esto quiere decir que es el plato perfecto para aquellos que quieren probar algo de la verdadera cocina española, aunque sólo dispongan de un presupuesto bajo.

Ingredientes

150 gramos de habas 
1/2 kilo de papas
Verduras de temporada: grelos, col, nabo, etc.
1 hueso de cerdo -mejor de la columna- (opcional)
50 gramos de manteca de cerdo
Sal
Aceite de oliva

Preparación

Dejar las habas en remojo durante la noche
En una olla, introducir las habas, el hueso, la manteca y la sal y cocinar a fuego lento durante 90 minutos.
Añade las papas
Cuando las papas estén casi hechas, añade las verduras desmenuzadas a mano y dejar reposar

Eliminar la manteca dela olla, desmenuzar con una cuchara para que libere la esencia, y devolver a la olla
Dejar que se cueza hasta que las patatas estén hechas. Dejarlo reposar durante unos minutos y servir muy caliente
También se le puede añadir jamón, tocineta ahumada, o lo que prefieras.

Todos estos platos vegetarianos pueden ser adaptados para satisfacer el gusto de los carnívoros también. Aunque algunos puristas de la cocina española podrían decirte que no se trata de caldo gallego si no se elabora con esos ingredientes, ¡seguro que está riquísimo de todas maneras!


Noticias 24

Noticias relacionadas

Sitio web desarrollado por: Hance & Pirela

Espacio disponible para publicidad

Espacio disponible para publicidad