07/04/2017 a las 09:09:57 AM | Regresar

Hombres asesinados por sicarios en el HUM eran de Los Puertos de Altagracia

Hombres asesinados por sicarios en el HUM eran de Los Puertos de Altagracia



Los delincuentes llegaron en un Aveo, gris, y abrieron fuego contra un Épica y un Ford Fusion, blanco. Una de las heridas es médico.  Sicarios cayeron abatidos. 

Momentos de  pánico  se vivieron ayer, a las 3:30 de la tarde,  en la emergencia pediátrica del Hospital Universitario de Maracaibo (HUM). Gatilleros acribillaron a dos hombres a la entrada de la emergencia pediátrica. Minutos más tarde, resultaron abatidos. 




Los cuatro sicarios  se trasladaban en un Chevrolet  Aveo, gris. Adolfo Martínez y Rafael Paz, ambos de 30 años,  se bajaron minutos antes de un Ford Fusion y un Chevrolet Épica, los dos blancos. “Llevaban a la emergencia un dinero en efectivo guardado en una caja de cartones de huevo”, trascendió.  Fuentes policiales dijeron que Paz y Martínez “eran de  Los Puertos de Altagracia, municipio Miranda,  y estaban dedicados a la venta de pescado”.  




La ráfaga de disparos dejó cinco heridos, entre ellos, una médica residente de apellido Sandrea, una mujer, que acompañaba a Paz, de apellido Peña, la hija de ella de cuatro años, una visitante y un vigilante del HUM.




“Sandrea recibió cinco disparos: tres en el abdomen, uno en la espalda y otro en una pierna. La llevaron de emergencia a pabellón para extraerle las balas”, dijeron fuentes del HUM. Hasta el cierre de esta edición se encontraba  en “condición estable”.




 El sonido de las balas alertó a los efectivos  del Cuerpo de Policía Bolivariana del Estado Zulia (Cpbez)  que patrullaban la zona y se inició una persecución. 




Los sicarios se estrellaron en el Aveo   contra un árbol en la avenida 17 con calle 70, impactando a un vehículo Dodge Neón, marrón,  que pasaba por el lugar. Dos salieron  corrieron hacia la calle 70 y los otros dos hacia el Liceo Baralt.




“Se inició una persecución que terminó a pocas cuadras, en el Liceo Baralt. Allí cayeron abatidos los cuatro sicarios”, informó    el secretario de Seguridad, Biagio Parisi. “Dos de ellos fueron identificados como Wilson Campos y Egdar Tejera”, agregaron efectivos policiales. Incautaron tres pistolas. 



“Tenían armas con selector de ráfaga, y las balas alcanzaron a cinco personas que se encontraban en las cercanías, entre ellas una médica residente del HUM”, confirmó  Parisi.  




Los restos de los  vidrios de la puerta de la emergencia quedaron regados por toda la entrada. Por  más de dos horas, personal de la División de Homicidios del Cicpc colectó las evidencias para iniciar las investigaciones. Contaron 30 casquillos de bala en el piso.




El sonido de la balacera fue aterrador, según contaron trabajadores informales, aún impactados. 


“El tiroteo fue como de película. De repente se bajaron los hombres con el dinero y más atrás llegaron a dispararles. Nos tuvimos que tirar al piso y nos lanzamos a escondernos”, relató un vendedor de golosinas y café.




“Vi que uno de los hombres quedó muerto en el piso y el otro quedó agonizando”, dijo.



 Un taxista que también presenció el suceso, y prefirió no identificarse, contó que el estruendo “parecía el 31 de diciembre por la cantidad de tiros que lanzaron. Es asombroso cómo ni en los hospitales la gente está segura”.




A las afueras del centro asistencial se encontraban algunos enfermeros y  familiares de pacientes. 


“Esto  no debería pasar en un hospital, y menos en la emergencia  de los niños.  Los delincuentes tienen que respetar y no  meterse a ocasionar estas desgracias”, se quejó una visitante que no pudo ingresar a llevarle la comida a un paciente.


Panorama

Noticias relacionadas

Sitio web desarrollado por: Hance & Pirela

Espacio disponible para publicidad

Espacio disponible para publicidad