04/04/2017 a las 01:54:06 PM | Regresar

 Pollo a la naranja: Una receta de lujo italiano que llega a la corte francesa

Pollo a la naranja: Una receta de lujo italiano que llega a la corte francesa



Catalina de Medicisa nace en Florencia en 1519 en una familia de nobles italianos venidos a más a base de intrigas, dineros y provechosos casamientos. Su padre Lorenzo II fue gran amante de las artes y las letras. Catalina fue una amante de la alta gastronomía.

Madelaine, su madre pertenecía a una influyente familia francesa refinada y muy rica, muere al poco de nacer Catalina. Huérfana en un mundo de hombres fue, desde su nacimiento condenada a ser moneda de cambio para futuros y provechosos matrimonios, tal era el futuro de las mujeres nobles.

Educada con esmero en conventos y palacios florentinos, bajo la rígida y atenta mirada de su tío y «benefactor» el papa Clemente VII, que miraba de reojo como su duquesita se convertía en una encantadora alhaja que con un poco de suerte podría colocar en alguna de las cortes europeas.

Catalina era delgada, no muy alta, de rasgos poco delicados pero extraordinariamente ágil de mente, inteligente, culta, meticulosa y paciente, sobre todo paciente. Educada para servir, sufrir, callar y conspirar representó a las mil maravillas el papel para el que había sido diseñada.

Cuando Francisco I de Francia pidió para su segundo hijo Enrique, Duque de Orléans, la mano de Catalina su encantador tío se frotó las manos diciendo que había jugado «el mejor partido del mundo», todos sus desvelos habían dado suculentos frutos, la niña por fin colocada en la ansiada corte francesa.

Catalina, con catorce años se dirige a Francia para casarse con un adolescente con el que tuvo diez hijos, al que amó desde el primer momento y al que nunca consiguió conquistar.

Su extravagante boda se celebró en Marsella en 1532 en medio de un delirante desvarío de fastos, espectáculos y regalos. La que unos años más tarde se convirtiera en reina de Francia tuvo que soportar con absoluta elegancia a la amante de su marido, Diana de Poitiers, noble y astuta dama que en muchas ocasiones ejercía como autentica soberana; vivió a la sombra en su palacio esperando con una paciencia y un tesón admirables, su momento.

A la muerte de su marido adquirió el protagonismo que siempre le habían negado convirtiéndose en madre del rey y más tarde, a la muerte de su hijo FranciscoII, en regente

Como digna noble florentina, refinada y culta, Catalina llega al corte acompañada de un enorme séquito de modistas, peluqueras, joyeros y cocineros empeñados en modernizar las costumbres y las mesas de los palacios franceses.

Son famosos sus banquetes en Fontainebleau en los que toda una corte de cocineros italianos presentaban ante los estupefactos comensales platos hasta entonces insospechados y desconocidos.

Famosa es la enorme afición de Catalina por las guarniciones a base de alcachofas, espárragos y espinacas, el gusto por los platos cocinados con zumos de frutas, la incorporación del azúcar en los postres venido de oriente a través de Sicilia y sobre todo por la aparición de las pastas y los helados venidos de la lejana Persia en las mesas de los nobles franceses.

Gracias a la «moderna italiana» se pusieron de moda las ceñidas cinturas de avispa con complicados y tortuosos corsés y el uso del tenedor, precioso objeto venido de oriente que guardaban con celo en cajas de maderas talladas.

Las cocinas y las mesas de los nobles franceses incorporaron nuevos usos y productos llegados de oriente a través de Italia, sentando las bases de lo que en poco tiempo se convertiría en la gran cuisine francaise del siglo XVII .

Pollo a la Naranja, ingredientes

-Un pollo entero troceado
-Dos buenas cebollas
-Un vaso de vino blanco
-Dos naranjas grandes
-Sal y aceite de oliva.

Ponemos en una cazuela una base de aceite y doramos los trozos de pollo previamente salados. Una vez dorados se ponen las dos cebollas picadas, el vaso de vino y el zumo de las naranjas. Se deja cocer todo junto hasta que el pollo este tierno, las cebollas deshechas y la salsa espesita.

Servir acompañado de unos corazones de alcachofas hervidos y aliñados con sal,aceite y limón.


Noticias 24

Noticias relacionadas

Sitio web desarrollado por: Hance & Pirela

Espacio disponible para publicidad

Espacio disponible para publicidad